Día internacional contra la ablación femenina


Aunque no me convencen mucho los “Días Mundiales de/contra…”, reconozco que nos hacen reflexionar sobre realidades ajenas a nuestro día a día, pero que debemos conocer e intentar cambiar.
En el mundo, 130 millones de mujeres tienen sus genitales mutilados. Y no sólo en África, como solemos pensar. También en países como La India (aprox. un 20% de la población femenina), Indonesia, Malasia, Brasil, Colombia o Australia. En España, se calcula que unas 5.000 niñas corren el riesgo de sufrir esta práctica.
¿Su origen? Se piensa que comenzó hace unos 4.000 años en Egipto, extendiéndose más tarde por África Central. Pero también a otras culturas se les ocurrió esta brillante idea: hasta mediados del s. XIX, se practicaba la extirpación del clítoris en Europa, dentro de contextos médicos, como remedio a males como la epilepsia, la histeria o la ninfomanía…
¿Motivos religiosos? Probablemente será un argumento que oigamos frecuentemente en los medios de comunicación, pero olvidémonos de esto. Es una costumbre previa a las religiones monoteístas, y no se menciona en la Torá, Biblia o Corán. La practican los cristianos koptos de Egipto, y los judíos etíopes; no la practican países tan musulmanes como Arabia Saudí, Irak, Marruecos.
¿Por qué sigue practicándose? Por motivos fisiológicos (aumentar el placer del marido durante el coito; mitigar el deseo sexual de la mujer y asegurar su fidelidad; demostrar la virginidad de la novia), por motivos religiosos o mitológicos (en el clítoris vive un espíritu maligno, según los bambara de Mali…), o por motivos socioculturales (se asocia con la entrada en la edad adulta; por presión de la comunidad y miedo a la exclusión social…)
¿Soluciones? La educación. La mediación si nos encontramos en contextos interculturales; encontrar entre todas las partes implicadas una alternativa, otro tipo de rito que marque el paso de las niñas a la edad adulta, siempre desde una perspectiva de respeto a los Derechos Humanos. Se está consiguiendo. Se puede.

Os recomiendo, para conocer la experiencia personal de las mujeres que la han sufrido, la increíble historia de la modelo Waris Dirie, hasta hace poco Embajadora Especial de la ONU contra la mutilación genital femenina. Fue la primera mujer que habló públicamente de esta barbarie.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos, Documentales, Educación Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s