Desmontando mitos: inmigrantes y ayudas estatales

Los españoles están convencidos de que los extranjeros reciben muchas más ayudas

El caldo de cultivo para que se produzcan estallidos sociales a cuenta de la inmigración crece día a día en España. La evolución de los indicadores del Centro de Investigaciones Sociológicas refleja un rechazo creciente a la presencia de extranjeros en el Estado español y a las consecuencias que ello supone. Las propias percepciones ciudadanas sobre el fenómeno muestran una distorsión tan elocuente como inquietante.

Por ejemplo, los españoles están convencidos de que los inmigrantes constituyen el grupo que más ayudas recibe del Estado, incluso por delante de las personas mayores que viven solas. Y en lo relativo a la percepción sobre el número de extranjeros en España, las sensaciones se encuentran también muy alejadas de la realidad. Aunque sólo una de cada diez personas que viven en España ha nacido fuera del país, los españoles multiplican por dos esa proporción. Y a partir de ahí, únicamente el 17% de los ciudadanos (tres puntos menos que en el 2008) cree que el número de inmigrantes es aceptable, mientras que más del 70% piensa que las leyes sobre extranjería son demasiado o más bien “tolerantes”.

El auge de los juicios negativos sobre la inmigración se extiende incluso a la contribución de los trabajadores extranjeros a la economía del país. Según el último sondeo difundido por el CIS sobre “actitudes hacia la inmigración”, casi el 60% de los españoles (siete puntos más que en el 2008) se muestra convencido de que los inmigrantes reciben del Estado más de lo que aportan. Y únicamente el 20% piensa que reciben tanto como aportan.

Se trata de juicios muy severos, ya que la realidad estadística estaría más cerca de lo que opina sólo el 8% de los ciudadanos: los extranjeros reciben del Estado menos de lo que aportan (concretamente, hasta 5.000 millones de euros menos, según un estudio de la Oficina Económica del Gobierno realizado en la anterior legislatura). De hecho, los prejuicios al respecto llegan al extremo de ocasionar percepciones contradictorias. Así, casi el 80% de los ciudadanos admite que los inmigrantes desempeñan trabajos que los españoles rechazan. Sin embargo, a renglón seguido casi el 60% asegura que los extranjeros quitan puestos de trabajo a los españoles.

Las opiniones más críticas se concretan, no obstante, en un ámbito –el de las prestaciones y los servicios sociales– donde la inmigración compite directamente con la población autóctona y, por lo tanto, los efectos de su presencia son más tangibles y se convierten en objeto de polémica. De ahí que crezcan gradualmente, hasta convertirse en mayoritarias, opiniones como que los inmigrantes reducen la calidad de la sanidad (o “abusan” de ella) y empeoran la educación allí donde su presencia es muy nutrida (además de “recibir más ayuda escolar”). Como consecuencia de ello, ha aumentado también la cifra (hasta rozar el 60%) de partidarios de que los españoles tengan preferencia en la educación pública.

[La realidad nos muestra que los alumnos inmigrantes tienen derecho a los Servicios Escolares en las mismas condiciones que los demás alumnos, y que los servicios de subvenciones escolares van dirigidos a los menores provenientes de familias con escasos recursos económicos, independientemente de su condición de inmigrantes o nacionales. Con respecto a la calidad de la educación, es preciso mencionar que la mayoría de países europeos (Finlandia, Reino Unido, Francia, Países Bajos, Bélgica) trabajan el mismo modelo de integración del inmigrante en las aulas ordinarias, también ofreciendo un apoyo extraordinario transitorio fuera de éstas. Quizás la diferencia de resultados se deba a la escasez de recursos (profesores auxiliares en aulas con gran número de alumnos con diferentes necesidades, materiales y espacios adecuados, formación específica…) a la que los profesores españoles se enfrentan.]

En términos generales, una cifra resume mejor que nada la evolución crítica con la inmigración: hasta el 2008, casi la mitad de los españoles consideraban positiva para España la presencia de extranjeros. En cambio, un año después, esa cifra había caído al 41%, mientras que más del 35% veían ya más perjuicios que ventajas en la presencia de inmigrantes. En realidad, sólo un 13% de los españoles señala entre los aspectos positivos de la inmigración su impacto sobre la economía o sobre el sistema de pensiones.

Ahora bien, es en el plano de la convivencia y la integración donde se alimentan en mayor medida los recelos hacia los inmigrantes. Por ejemplo, un 30% de los españoles asocia la inmigración con el aumento de la inseguridad, y otro 13%, con el choque cultural. Es más: el 60% de los ciudadanos subraya la necesidad de que los extranjeros adapten sus costumbres a la sociedad en la que viven. Y en la lista de requisitos que harían recomendable la presencia de un inmigrante en España, el más importante –y a gran distancia de los demás– sería su disposición “a adoptar el modo de vida” del país. En cambio, que sea cristiano o blanco merece una valoración bajísima. Y buena prueba de que el punto de fricción se encuentra en los conflictos culturales es que el rechazo al uso del velo islámico ha crecido casi diez puntos en sólo un año.

En cambio, las posiciones de principio apenas han variado en la sociedad española: casi el 80% sigue creyendo que los inmigrantes han de poder traer a sus familias; casi el 90% continúa pensando que tienen derecho a cobrar el seguro de desempleo, y más del 60% considera que han de poder votar en las municipales o acceder a la nacionalidad española.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Artículos

2 Respuestas a “Desmontando mitos: inmigrantes y ayudas estatales

  1. El tema de la inmigración es muy complejo, siempre se debe respetar a los demás y que estos nos respeten a nosotros. las ayudas inmigración son una buna iniciativa pero a veces hay muchas personas que abusan de ellas y eso no es bueno.Un saludo,M

  2. Hola, Miriam!El tema sí que es muy complejo, y sí que es cierto que, ante todo, se precisa respeto por las dos partes. Pero aún así, creo que los que debemos hacer un mayor esfuerzo para mejorar las cosas somos los españoles. Primero, para informarnos y darnos cuenta de que, en realidad, no disfrutan de ninguna ayuda por el mero hecho de ser inmigrantes. Las asociaciones que ayudan a este colectivo reciben subvenciones, sí, pero igual que los reciben otras asociaciones que trabajen con drogodependientes, tercera edad o víctimas de la violencia de género. Se reparten las subvenciones según unos criterios, que miden el impacto que la actividad tiene en la sociedad. Las ayudas que mencionas en tu comentario provienen de la Obra Social La Caixa, que es una entidad privada, y no tiene ninguna relación con nuestros impuestos… Además, las cajas se benefician de estas obras sociales en términos de reconocimiento, marketing, etc.En sanidad, ya sabemos que los inmigrantes (provenientes de países en vías de desarrollo, me refiero) suelen ser gente joven, sana, que casi no enferma. Lo único que pueden usar más es el área de maternidad. ¡Pero es que eso es un regalo para nosotros, que tenemos la natalidad más baja de Europa y vamos a fliparlo cuando queramos cobrar pensión! Tendríamos más razón en quejarnos por los "inmigrantes" europeos que vienen aquí a pasar su jubilación y disfrutar de nuestra sanidad pública.En los coles, como has podido leer más arriba, reciben las ayudas a comedor, libros, etc. las familias con menos recursos, independientemente de su nacionalidad. Entonces…¿a qué ayudas nos referimos todos cuando decimos que los inmigrantes abusan de las ayudas del gobierno?Si existe alguna ayuda que conozcas específica para inmigrantes (aparte de la destinada a ayudarles a volver al país de origen por propia voluntad), por favor, no dudes en comentármela por aquí, porque me interesa mucho el tema. :)Muchas gracias por tu comentario!!Mines

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s