Si ves una redada, mira para otro lado

Reproduzco a continuación un artículo recientemente publicado en un blog del diario Público. Después de la emisión de un informe de la ONU que, tras examinar la política migratoria española, insta al Gobierno a «tomar medidas efectivas para erradicar la práctica de controles de identificación basados en perfiles étnicos y raciales». Me hierve la sangre saber que los policías reciben órdenes (algo que no admite el Ministerio de Interior, cobardes hipócritas) de BUSCAR a los inmigrantes indocumentados en locutorios, centros de ayuda al inmigrante, comedores sociales… y de detenerlos como si fueran criminales, indiscriminadamente, basándose en la mera apariencia física. Y lo peor es que acaben en un CIE, hacinados, sin una perspectiva clara de cuándo van a salir de allí ni de por qué están allí. Son detenciones ILEGALES! BASTA YA!!!

“Constituye infracción grave la provocación de reacciones en el público que alteren o puedan alterar la seguridad ciudadana.” -Artículo 23.h de la Ley sobre Protección de la Seguridad Ciudadana-.

Si van por la calle y ven a unos policías pidiendo los papeles a todo el que tenga pinta de extranjero –de extranjero pobre, claro-, sacándolos incluso de bares, locutorios y transportes públicos, no sean mal pensados: no es una redada indiscriminada basada en criterios racistas, qué va, esas cosas no pasan aquí.

Vale que son muchos los que dicen que sí, que hay redadas, y frecuentes: el Comité de la ONU contra la discriminación racial, que la semana pasada nos sacó los colores; asociaciones de inmigrantes y colectivos sociales; Cáritas, que asegura que suceden incluso en sus centros; abogados, juristas y hasta el Sindicato Unificado de Policía, cuyo responsable criticó en el Congreso las órdenes que reciben.

No sólo ellos: cada vez más ciudadanos son testigos de estas redadas, pues basta pasear por cualquier barrio con población inmigrante, o quedarse un rato en una plaza concurrida, y no tardan en aparecer los coches policiales. Pero Interior insiste en negarlo, así que estén tranquilos si lo ven: no es lo que parece.

Si pese a todo, ustedes lo ven y piensan que sí, que sí es lo que parece, agachen la cabeza y sigan su camino. Ni se les ocurra mirar, y mucho menos preguntar, no sea que les caiga una multa como ya han sufrido varios ciudadanos a los que perdió la curiosidad. Y ni locos hagan fotos, o les pasará como al fotógrafo Edu León, que lleva meses entrando y saliendo de comisarías y juzgados.

¿Todavía no se han convencido? ¿No les sale lo de hacer la vista gorda? Ya veo, ustedes son capaces de avisar, o incluso unirse, a las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos que han surgido en varios barrios, donde vecinos organizados se visten chalecos naranjas y defienden los derechos de los inmigrantes.

Estos voluntarios, que no miran para otro lado ni pasan de largo, están sufriendo denuncias y multas por “provocar reacciones en el público que alteren la seguridad ciudadana”. Uno pensaría que es al revés, que son las redadas las que alteran la seguridad en las calles, pero se ve que no.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s