El primer presidente judío

(artículo tomado de http://english.aljazeera.net/indepth/opinion/2011/09/201192216365733499.html)

Marwan Bishara

Así titula el New York Times su último suplemento.
Al escuchar a Obama hablar en las Naciones Unidas el Miércoles, muchos estarían de acuerdo con esta afirmación. Especialmente los palestinos.
El presidente de EE.UU. ha adoptado la posición israelí más extrema en lo que respecta a la cuestión del reconocimiento internacional de un estado palestino independiente.
Pero, en realidad, ese posicionamiento no es judío. Es un posicionamiento sionista radical. Muchos judíos -incluyendo a judíos estadounidenses e israelíes- no apoyan tan extremista visión.
Pero el hecho de que Obama haya superado a su predecesor Bush, el defensor más radical de Israel de entre todos los presidentes de los EE.UU., ha dejado a la población israelí estupefacta. El último presidente sionista americano sonó como uno de los propios padres fundadores del estado de Israel. 

Nunca se había oido hablar a un presidente estadounidense hablar tan directamente a partir de los papeles del gobierno israelí. 

Se podría pensar que, tras seis décadas de ocupación y dos décadas de procesos de paz, el presidente Obama reconocería una discrepancia política y moral con necesidad de solución. Se podría pensar que subrayaría sus propias palabras pronunciadas en El Cairo hace año y medio a propósito de la necesidad de Israel de parar sus asentamientos ilegales en Palestina. Se podría pensar que subrayaría su promesa de un estado palestino en un año (refiriéndose a esta semana).  Que subrayaría su propia retórica sobre la paz en la región árabe. O que subrayaría su propio énfasis en la paz basada en la retirada, no en la trillada lógica de la guerra.

Finalmente, el presidente Obama dinamitó su propio eslogan “change we can believe in”.
Su narrativa estuvo inspirada en la peor propaganda oficial israelí. Es más, gran parte de ella fue un cortar y pegar de sus libros de cabecera.
Habló de “hechos” históricos que han sido rechazados por historiadores israelíes desde hace mucho tiempo, y de verdades que no son más que interpretaciones parciales de una situación política. […]
Alabó el trabajo de los israelíes en forjar un estado prolífico en su “tierra natal histórica”. Sin embargo, la mayor parte del mundo, y por supuesto el mundo árabe, vio la ocupación israelí como un proyecto colonial con pretextos teológicos.[…]

La política es así. Eso se puede llegar a comprender. Pero lo que no se puede comprender es que se dé por hecho. “Es la naturaleza de la política!” “Lo tomas o lo dejas!”.
Si ese es el caso, entonces llamemos las cosas por su nombre, y a la administración estadounidense por ser, no judía o sionista, sino más bien hipócrita.
Habla de justicia pero persigue políticas injustas; habla de represión, pero promueve sus propios intereses a toda costa; predica la libertad, pero defiende la ocupación; habla de derechos humanos pero insiste en encomendar al lobo, y sólo al lobo, el cuidado del gallinero.

[…]

Marwan Bishara es analista político de Al Jazeera. Previamente fue profesor de relaciones internacionales en la Universidad Americana de París.


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Traducciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s