Archivo de la categoría: Artículos

La violación “legítima”

Cuando escuché en la BBC  la controversia creada por el congresista norteamericano Akin, pensé que no había entendido bien la expresión “legitimate rape” (“violación legítima”). Una vez confirmado el hecho de que mi inglés funcionaba perfectamente y que era más bien el cerebro del congresista el que no iba tan bien, empecé a alucinar.

Y en realidad no sé por qué alucino. Aún nosotras mismas hemos interiorizado completamente ese concepto de violación que intentan vendernos. Para que te violen tienes que estar ante un hombre desconocido, que te asalta en un callejón oscuro, que te agrede físicamente para poder controlarte mientras gritas, pataleas y arañas. Eso sí es una “violación legítima”, sí señor.

Si no se dan estas circunstancias, quizás deberías plantearte si realmente has sido violada…

Me siento sobrecogida cuando pienso en todas esas mujeres en todo el mundo que no han denunciado una agresión sexual porque fueron agredidas por sus maridos o novios de instituto, porque en realidad iban vestidas muy provocativas y se sienten culpables, o porque comenzaron una relación consentida que se volvió agresiva, amenazante o humillante y no pudieron hacerla parar.
Y lo más probable es que, si se sinceran con amigas, madres o profesoras, éstas les hagan ver que, en efecto, no se trataba de una violación. ¿Cómo va a violarte tu novio, si estás con él porque tú quieres? ¿Cómo va a tratarse de una violación si estábais ambos en tu habitación, besándoos y casi sin ropa?

En fin. Supongo que a eso es a lo que se refería el Sr. congresista cuando hablaba de “violaciones no-legítimas”.

Necesito el feminismo porque mi sociedad me dice constantemente cómo vestir, dónde no ir por la noche, y que no puedo salir sola por si me violan. Y sin embargo no enseña a los chicos a no violar.

Seguimos siendo las culpables de las violaciones. Seguimos siendo unas histéricas que inventan culpables cuando nos arrepentimos de haber mantenido relaciones sexuales. Seguimos siendo las que provocamos dichas situaciones llevando determinada ropa o adoptando ciertas actitudes “facilitadoras”. Seguimos pensando “sí” en el fondo, aunque digamos alto y claro “no”. Seguimos temiendo que nuestros hijos sean acusados injustamente de agresión sexual, aunque no cuestionamos su libertad, mientras que tememos que nuestras hijas sean violadas y por ello limitamos sus movimientos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos, Noticias

Cosmopolitan y las mujeres modernas

 

Un buen día de verano me gasto un dineral en comprar todas las revistas femeninas que encuentro en el quiosco de mi pueblo. No, no decido provocarme un ataque de estupidez aguda; pretendo hacer un análisis de sus contenidos.

Y cuando ya pasé de la Super-Pop, la Bravo, y la Touch… BINGO! La Cosmopolitan me ofrece una joyita en bandeja. Qué mejor muestra del ideal de mujer que estas revistas tratan de “normalizar”: la especie listilla frivolarum,  autóctona de zonas hiper-consumistas y con acceso a series del tipo Sexo en NY.

Pero vean ustedes el artículo y juzguen por sí mismas:

Cómo consigo que perdone una infidelidad

“Le he puesto los cuernos a mi chico y me ha pillado. ¿Qué hago?” Rezar: todavía queda alguna posibilidad de salvar lo vuestro.

 

“La mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida. El hombre olvida las infidelidades, pero no las perdona”. Esta frase del escritor Severo Catalina es un hecho avalado científicamente: un estudio de la Universidad del País Vasco ha revelado que las chicas perdonan más fácilmente una infidelidad que los chicos.
Maite Garaigordobil, psicóloga, cree que esto sucede porque “las mujeres tienen más capacidad empática que los varones; y la falta de rencor y la comprensión son fundamentales a la hora de perdonar”. El hombre engañado, sin embargo, se siente herido en su virilidad y muchas veces prefiere cortar por lo sano, como hizo, por ejemplo, Marc Anthony al descubrir los cuernos de Jennifer Lopez. Por eso, si has tenido un desliz con otro chico y tu novio se ha enterado, ten presente que te va a costar un triunfo lograr que todo vuelva a ser como antes. Pero no es imposible… ¡y nosotros vamos a ayudarte con un buen puñado de consejos!

EXPLÍCATE Y EXCÚSATE

“Cariño, no es lo que parece”. Estas socorridas palabras, que hemos escuchado en tantas y tantas películas, siguen dando buenos resultados. Por supuesto, la frase no es un “abracadabra”, no hace milagros, y debe ir seguida de coherentes explicaciones y excusas. Pero, antes de nada, pide perdón y dile que lo sientes mucho y que estás muy enamorada de él. Si tus palabras van acompañadas por algunas lagrimillas (aunque sean de cocodrilo), mejor que mejor. Luego despliega todo tu arsenal de excusas. Por ejemplo, decir que eran las 6 de la mañana y estabas muy, muy borracha (o, mejor aún, que alguien echó “algo” en tu Gin Tonic ) puede ser un buen atenuante. Acto seguido suaviza el efecto de lo que hiciste: déjale claro a tu novio que “lo que pasó” fue un accidente sin importancia y casi ni te acuerdas de la cara de tu efímero “amante”.

Y, finalmente, tienes que “transferir la culpa” o proyectarla hacia otra persona: puedes presentar a tu circunstancial amante como un sátiro, casi un “acosador”, que se te echó encima y tú no tuviste más remedio que ceder y dejarte hacer, porque estabas débil y (sí, puedes repetirlo) en avanzado estado de embriaguez.

Guarda también un poquito de culpa para tu mismísimo novio, que eso siempre cuela: aprovecha cualquier cosa que haya pasado últimamente y transformala en escudo. Por ejemplo, si ha quedado con una ex, si ha hecho horas extra en la oficina o si ha tardado demasiado en pasear al perro, déjaselo caer. Y si tuvo un “desliz” en el pasado, es imprescindible que lo saques a colación. Sí, es un juego un poco sucio… ¡Pero siempre funciona!

HAZ MIL MÉRITOS

¿Tu novio ya no echa sapos y culebras por la boca, esboza una sonrisa y hasta deja escapar algún gesto de cariño? Buena señal: aunque todavía esté dolorido, el chico está intentando considerar que pudiste cometer un error y buscando justificaciones para creer en ti. Así que ahora debes pasar de las palabras a los hechos: abrázalo, bésalo, mímalo. Si acabáis en la cama, no escatimes felaciones, succiones y todo tipo de caricias íntimas propinadas con sumo cuidado y romanticismo. Tienes que dejar claro que es a él (y a nadie más) a quien deseas, amas y respetas. Después, pórtate bien durante una laaarga temporada: quédate en casa, cúbrelo con detalles, cocina para él… Y por supuesto, ni se te ocurra volver a engañarlo (al menos por ahora) porque sería fatal. Como dice el sexólogo Eugenio López, “es normal que, durante una temporada, el chico desconfíe y haya alguna que otra discusión”. Pero, con un poco de suerte, todo volverá poco a poco a su sitio. Eso sí, todo tiene un límite: si tras un largo periodo de tiempo no te perdona, deja de humillarte y aléjate de él. Tal vez el tiempo cure sus heridas y quizás (sólo quizás) en un futuro podáis retomar vuestra relación. Si no, todavía puedes rebuscar en la agenda de tu móvil… porque seguro que no has borrado el número de teléfono de aquel chico tan sexy con el que fuiste infiel, ¿no?

Cosmopolitan, Julio 2012

—————————————-

Bien, estos son los mensajes que estas autoproclamadas feministas nos lanzan con este artículo:

1. Las mujeres estamos, por naturaleza, más predispuestas a sacrificarnos y tragar con una infidelidad.

2. Podemos seguir solucionándolo todo con unas “lagrimillas de cocodrilo”, o incluso con uno de esos “vahídos” tan de moda en siglos pasados. ¿Por qué no? Todo sea por no utilizar argumentos sinceros y razonados.

3. Siempre se puede solucionar todo inventando una supuesta agresión sexual. De este modo, el hombre que tuvo el mal gusto de acostarse contigo acabará acusado de violador, tú echarás por tierra la credibilidad y seriedad de miles de casos verdaderos de agresión sexual, y de paso te asegurarás de que la reputación de ” víbora calculadora” de las mujeres tenga fundamento real.

4. Si nada de esto funciona, siempre podemos utilizar el sexo para conseguir lo que queremos. Claro que sí, mujer. Eso es moderno y liberal.

5. No importa que no consigas mantener una relación basada en la complicidad, la confianza mutua y el amor. Sólo debes asegurarte de que se mantiene a tu lado (lo que no consigo entender es si ello es debido a motivos sociales, económicos, o váyase usted a saber). Esta mujer del siglo XXI es un verdadero primor.

 

En fin, estoy segura de que me salto muchas más perlas implícitas en el artículo, pero ya me canso de tanta insensatez.

Hasta la próxima…

2 comentarios

Archivado bajo Artículos

Carta de una pediatra a Gallardón

Carta al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de Elisa Fernandez Cooke, pediatra.

Querido Señor Gallardón:

Soy una médico pediatra que acaba de terminar una guardia de 24 horas sin dormir y mi capacidad de entendimiento puede estar algo mermada pero… ¿He entendido bien?. ¿Va usted a obligar a mujeres a tener hijos con malformaciones graves para luego abandonarles a su suerte sin ayudas económicas para la mayoría de estas personas?

Como pediatra he conocido a muchas familias con hijos nacidos con malformaciones graves, bien porque no se conocía su condición antenatal o bien porque los padres, conociendo la malformación, decidieron voluntariamente seguir adelante. Le puedo garantizar que en los casos graves los pacientes y sus familias pasan auténticos calvarios con múltiples cirugías largas y complicadas y con largos periodos de estancia en unidades de cuidados intensivos para luego ser dados de alta con secuelas y tener una calidad de vida, en muchos casos, nefasta.

Usted habla de derechos, si hubiera vivido de cerca algún caso sabría que estos niños sufren mucho física y emocionalmente y desgraciadamente, precisamente por ser niños, en algunos casos son objeto de ensañamiento terapéutico por no querer rendirnos a su enfermedad. La mayoría de estas familias acaba desestructurada con problemas de salud física y mental y con problemas económicos por no recibir suficiente ayuda por parte de las administraciones. Le invito a que pase el postoperatorio de una cirugía cardiaca de una cardiopatía compleja en la unidad de cuidados intensivos (pueden ser meses) día y noche con una familia para saber de qué estoy hablando.

Ya dejando de lado mi parte humana y médica y poniéndome en la postura política (que afortunadamente no soy) esta medida ahorrará dinero en abortos practicados por la sanidad pública y ganará votos conservadores (además de desviar la atención) y como no van a dar ayudas a las familias no supondrá mucho gasto…pero las cirugías, estancias hopitalarias, consultas, rehabilitación, bajas por depresión paternas, etc… cuestan mucho, mucho dinero, se lo digo en el idioma que entiende.

Hasta ahora llevo los recortes con indignación como el resto de los españoles e intento no opinar de economía porque no es mi campo. Hasta hace dos días no sabía lo que era la prima de riesgo. Ahora ha entrado usted en mi campo y sólo puedo sentirme frustrada y con ganas de llorar.

De verdad que como ministro de justicia ¿no tiene nada mejor que hacer? Hay muchos ladrones, defraudadores y demás calaña (no tiene que buscar usted muy lejos) que deben responder ante la justicia y los ciudadanos. Céntrese.

¿Le había dicho que estaba saliente de una guardia de 24 horas? ¿Sabía que según las leyes europeas es ilegal y en España nos las saltamos a la ‘torera’? ¿Algo que opinar como ministro de justicia? Es demasiado fácil hablar desde la ignorancia.

Una Pediatra con ganas de llorar.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

“Con Franco se vivía mejor…”

Hace unos días escuchaba con curiosidad algunos fragmentos de la entrevista que se le hizo a Alberto Ruiz Gallardón en Intereconomía, en la que salió a colación el tema de la vida en tiempos de Franco. Ruíz Gallardón (aquél del que se dice que su propio padre comentó a un conocido: “¿Dices que yo soy conservador? Pues deberías conocer a mi hijo Alberto“) destaca los aspectos positivos de los años ’60, hablando de un país que crece, que emerge, gracias a una nueva clase media que impulsa el cambio. Probablemente tenga razón. El cambio en la mentalidad de la población durante los últimos 15 años del franquismo resultó esencial para llevar a cabo la transición pacífica que se daría a partir del ’75.

Pero cuando comenta esa manida frase de “no hay que ser maniqueo con el franquismo; las cosas no fueron ni tan blancas ni tan negras“, ya me provoca esa sonrisilla de la que ha estado esperando que se le vean las orejas al lobo.

Sin embargo, el ministro de justicia vuelve a tener razón. Sobre todo si nos referimos a los años ’60: las cosas no fueron ni tan blancas ni tan negras. Ni tan negras como lo habían sido desde el levantamiento hasta entonces, ni tan blancas como en ese momento eran en otros países democráticos del mundo.

Pero ese cambio no fue precisamente debido la voluntad de Franco. No señor. Lo que pasó fue que España, a partir de 1945 y la derrota de los fascismos europeos, sufrió el ostracismo de todo el globo (bloqueo económico, retirada de embajadores, etc), y tuvo que hacer algo al respecto. Además, sufría una crisis económica brutal que obligó a reformarse o morir. Ya no se saludaba con la manita al aire (para no parecer tan nazis), y se establecieron nuevas leyes.

Como yo de lo que entiendo es de educación, a eso me voy a remitir. Pero vais a ver que los hechos que os cuento guardan una muy estrecha relación con la evolución del régimen en un sentido político y económico.

  • Fase ultra-fundamentalista y totalitaria (1936-1945).

Se depuró a todo el profesorado disidente; a los profes que superaban esa primera criba, se les obligaba a atender un curso de “orientación profesional, para saturar su espíritu de religión y patriotismo”;  se obligó a los estudiantes de magisterio (si es que querían continuar estudiando) a que presentaran un informe firmado por autoridades eclesiásticas y militares que certificaran su buena conducta; se destruyeron/retiraron miles de libros…

En las escuelas, se entrega la enseñanza secundaria a las órdenes religiosas, y la convierten en un instrumento de selección de las futuras clases directoras.  Su carácter privado las hacía inalcanzable para la  práctica totalidad de la población.

En las universidades, obligan a los rectores a ser militantes de la Falange; a los alumnos, del Sindicato Español Universitario; y a todos, a ajustarse a la moral católica.

  • Fase del nacionalcatolicismo! (1945-1959)

Como os contaba antes, Europa nos ignora y nos castiga por ser una “democracia orgánica” (no una dictadura, oiga, que eso suena muy mal…). Y uno de los cambios que hacemos, aparte de no saludar como Hitler, es dejar de defender, como éste hiciera, las ideas de “sangre” y “raza” por otra menos rechazable: la religión! Ahora, ser español es ser católico. Si no lo eres, eres un antipatriota. ¿Y en educación, eso cómo se traduce? Pues imagínate: refuerzo de los valores religiosos, bla, bla, bla… Pero sobre todo, significa una cosa: que la Iglesia se queda con el monopolio de la educación. Consigue que el Estado no tenga nada que hacer en ese ámbito. Escuelas ultra-autoritarias, educación paramilitarizada, castigos físicos, religión por un tubo en detrimento de materias científicas…

En fin, un desastre. ¿Sabéis cuántos institutos se crearon en España entre 1939 y 1960 (casi 20 años)? Pues yo os lo digo: 7! Siete míseros institutos! Y ¿sabéis cuántos centros privados confesionales se crearon en esa misma época -con ayuda económica del Estado, eh? Eso que nunca se nos olvide-?  Pues también os lo digo: más de 1.100.

Ah! Y además, como vieron que demasiada gente tenía la absurda idea de estudiar en la universidad, tuvieron que poner un cortafuegos en la secundaria: la dividieron en dos ciclos (bachillerato elemental y bachillerato superior) y un curso de preparación para la universitaria (el “preu”, preguntadle a vuestros padres, ya veréis la de cosas que os cuentan del “preu”). Así, la mitad de los pobres diablos se quedaban en el camino (8 años en total), y no se nos abarrotaba tanto la uni.

  • Fase “Dios-mío-esto-se-hunde” (1959-1975). Fase de la que habla nuestro querido ministro de justicia.

Ay, pobre Franco. Sufría el país una crisis económica que no veas, y se tuvo que empezar a pensar más en economía, en detrimento de la ideología política. Y comenzó la apertura del régimen al exterior: industrialización, migración a las ciudades, migración al extranjero, llegada del turismo internacional…

Para modernizar todo el cotarro, se toma a un grupo de tecnócratas que deciden renovar las estructuras económicas: tecnócratas del Opus Dei. La elección fue muy acertada, en mi opinión. O no habéis visto los buenos negocios que hacen esta gente en Navarra y el mundo entero? Esto de la privatización y la libre empresa mezclados con la religión, qué buen invento…

España iba estupendamente. Ya éramos modernos, íbamos a que nos explotaran a una fábrica, en vez de al campo, y nos llegaban más cositas del extranjero: los Beatles, las suecas, las huelgas, las revueltas estudiantiles… ¡Ay, que se nos han colado elementos no deseados! Pues como los víruses de los ordenadores, ya no hubo marcha atrás. La conflictividad social aumentó, no terminaba una huelga (que eran ilegales, qué risa, María Luisa) y empezaba otra, las universidades echaban humo, etc.

Se intentaron poner parches por doquier (siempre hablando de educación): se reforma la formación profesional industrial, se mejora la formación del profesorado, y ¡aleluya! el Estado se hace cargo de la eduación básica obligatoria (1964). Casi 100 años después que la mayoría de países europeos, pero menos da una piedra…

Ya en el ’70, nació nuestra querida EGB, BUP y COU, universal, gratuita e igual para todos y todas. Se acaba la discriminación que condenó a millones de niños a recibir una educación primaria pobre y desconectada del acceso a secundaria (disfrutada exclusivamente por la minoría).

Y bueno, ya sabéis el resto…

Así que a otro perro con ese collar, querido Gallardón. Quizás la explicación a tu visión del franquismo sea que tu experiencia personal y la de tu familia no fuese tan mala… Al fin y al cabo, tú fuiste a la universidad.

Otro día os contaré el cuento de las maravillas que hicieron los republicanos en materia educativa en el poquito tiempo que estuvieron al mando del cotarro. Esto es como Star Wars, cada entrega va más atrás en el tiempo. Pero eso, otro día.

2 comentarios

Archivado bajo Artículos, Educación Social

Situación de la mujer en el mundo

Este es uno de los mapas que la página Womanstats.org ofrece, en relación a las estadísticas sobre la mujer en el mundo. Esta imagen en particular nos muestra como, sin excepción, las mujeres siguen siendo ganado en manos de proxenetas a lo largo de todo el mundo. Los países más oscuros ni siquiera han ilegalizado el tráfico de mujeres…

 

La mutilación genital femenina sigue siendo, en 2011 una realidad en los países del África subsahariana, Egipto y Arabia Saudí, pero también en el sudeste asiático y en países sudamericanos como Perú. España también tiene mucho trabajo que hacer al respecto, aplicando políticas educativas y preventivas entre la población que la practica.

 

Quizás aquí la pregunta sea ¿dónde está una mujer totalmente a salvo? Dentro de los países europeos, España ocupa un lugar privilegiado, pero… Si tenemos en cuenta la realidad social de nuestro país, las agresiones no denunciadas o los asesinatos que no se clasifican como “violencia de género” por falta de pruebas, da escalofríos pensar en cómo será vivir en los países más oscuros de este mapa… Recordemos que las mujeres en el mundo tienen más posibilidades de morir a manos de un hombre que por cáncer, malaria, accidentes de coche o guerras (todo junto).

La página muestra muchos más mapas, relacionados con la libertad de movimientos de la mujer, la edad de matrimonio, la equidad legal o la poligamia. Muy recomendable.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

Banca Limpia

Hoy, en mi programa de radio favorito (Carne Cruda, Radio 3) han tocado un tema que me interesa muchísimo: las implicaciones de la banca española e internacional en el sucio negocio de las armas.

Las asociaciones SETEM y Justicia i Pau han presentado sendos informes (Banca Limpia y Banca Armada) con datos muy contundentes. Tras años de investigación y recaudación de datos a partir de las Cámaras de Comercio y otras bases de datos de acceso público, las cifras que nos ofrecen hablan por sí solas.

La práctica totalidad de bancos y cajas españoles están invirtiendo y financiando, en mayor o menor medida, a empresas armamentísticas que venden sus productos a asesinos como Gadaffi o al-Asad, y que, en muchas ocasiones, alientan conflictos armados en zonas “calientes” del planeta.

El ranking del honor en España quedaría así:

1. BBVA
2. Banco Santander
3. Bankia
4. LiberBank: Cajastur, Caja Extremadura, Caja Cantabria, Caja Castilla La Mancha (CCM) y posee el 75% de Banco Castilla la Mancha
5. Banca Cívica

Pero la lista sigue. Para buscar tu banco o caja y saber en qué invierten tu dinero, de qué acciones te están haciendo cómplice, visita http://www.bancaarmada.org/ y http://www.bancalimpia.com/.

No es necesario que volvamos a esconder los ahorrillos debajo del colchón (si es que los tenemos); hay una alternativa que nos garantiza que nuestro dinero no será utilizado para estos fines: la banca ética.

Si quieres saber más sobre este tema, visita las páginas web que enlazo más arriba, o escucha el genial programa on line: Bancos de destrucción masiva

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

La escuela en peligro

Título dramático, ya lo sé. Pero ni siquiera eso creo que nos haga despertar. Lo que está ocurriendo ahora mismo con la educación pública en España (y en muchos otros países, como podréis ver más abajo) es alarmante. Y será recordado en los libros de historia venideros.Las características de la escuela de hoy van pareciéndose cada vez más a las de las escuelas del s.XIX y principios del XX:
– Abarrotadas.
– Sin atención a la diversidad ni a las necesidades educativas especiales.

– Profesionales con escasa preparación (las escuelas concertadas aumentarán cada vez más, destinando nuestros impuestos a remunerar a docentes sin oposición, sin obligación de formación específica, sin conocimientos pedagógicos).
– Más preocupadas por las cifras (aprobados en selectividad, notas medias) que puedan “certificar” el prestigio de la institución que por la calidad de la enseñanza.
– Más enfocada a los alumnos predominantes, de nivel socio-económico medio/alto, de la cultura mayoritaria, del idioma mayoritario. Consecuencias: enseñan a nuestros hijos cuáles son los valores culturales “que sirven”, los que son valorados socialmente, y enseñan a los niños que no entran en el cuadro que deben adaptarse a dicha cultura y olvidarse de la propia. Consecuencias: dan facilidades a los niños/as que ya tienen facilidades, mientras que lo ponen más difícil a los que ya lo tienen difícil.

Podría seguir enumerando inconvenientes, pero este post sería interminable. En definitiva, están convirtiendo la educación en un PRODUCTO, haciéndonos pensar que se trata de un privilegio, cuando es un DERECHO inalienable de todo ser humano. Según la Declaración de Derechos Humanos, es el segundo derecho más importante después del derecho a la vida, porque es un derecho posibilitador de los demás derechos (educación para la higiene, educación para la salud, educación para la ciudadanía responsable, educación para la paz…). Si no conoces tus derechos y tus deberes, no puedes ejercerlos.

Poca gente sabe que el Banco Mundial nació como institución que pudiera apoyar económicamente, mediante créditos, a los países emergentes a desarrollarse (modelo que, más adelante, se demostró erróneo, al acabar dichos países endeudados hasta las cejas y sin poder llevar a cabo dicho desarrollo). Pero lo que menos gente aún conoce, es que el Banco Mundial, a lo largo de los años ’80, cambió su estrategia tras darse cuenta de que su primer objetivo no era tan importante como el hecho de dominar las políticas educativas y controlar la expansión del conocimiento (auténtico valor del s.XXI).
Para ello, se convirtió en un Banco de Conocimiento (1996), y se dedicó a impulsar la revolución del saber en los países en desarrollo, supuestamente para impulsar el desarrollo económico a través de la formación de la población. Sin embargo, lo que en realidad pretende (y consigue) es forjar alianzas con los gobiernos en materia de reformas normativas, inversiones, etc. Tanto el Banco Mundial como la OMC (Organización Mundial de Consumo) están introduciendo la política de comercializar los servicios, incluyendo tanto la educación como la salud, pretendiendo que sólo así su calidad se verá mejorada.
Este modelo sólo puede producir más desajustes en la sociedad. La educación no es un objeto de consumo!

Y si no hacemos nada para evitarlo, ésta será la escuela que disfrutarán vuestros/as hijos/as, sobrinos/as, nietos/as en no más de 10 años:

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos, Educación Social

The Protester

No one could have known that when a Tunisian fruit vendor set himself on fire in a public square, it would incite protests that would topple dictators and start a global wave of dissent. In 2011, protesters didn’t just voice their complaints; they changed the world.


Read the article here.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

Un cuento contra natura

1. La señora X abrió los ojos a las 07.05 en el lecho matrimonial. Miró a su derecha y vio a su marido, que aún dormía. Observó que sus entradas comenzaban a convertirse en calvicie propiamente dicha. Era natural, pensó, puesto que ya había pasado el umbral de los 40.
2. La señora X recordó, con una mezcla de ansiedad y alegría, a la pequeña figura que dormía plácidamente a su izquierda, en la cuna. Tras años de intentos fallidos, el bebé XY había llegado al mundo, gracias a la ayuda económica del abuelo Z, que había aportado su gran granito de arena para que la señora X y su marido Y pudieran ir a aquella famosa clínica donde los sueños se hacían realidad.
La señora X se sentía cansada. La noche anterior, el bebé XY no había dejado de llorar por culpa de los gases, y los inexpertos padres habían pasado la noche entre masajes abdominales, paseos por los pasillos y palmaditas en la espalda. Era natural que estuviera cansada, se dijo, ya no tenía 20 años.
3. Media hora más tarde, ya desayunada y lista para empezar el día, la señora X cogió el sacaleches y se dispuso a preparar el biberón para el bebé XY.
4. Todo listo en la bolsa. Pañales, muda de ropa, toallitas, pomada, biberón. La señora X dejó a su bebé XY en manos de H, la eficiente educadora de la guardería, que cuidaría de él hasta bien entrada la tarde. El bebé XY lloró un poco, pero era natural, aún no se había acostumbrado a la diaria separación de su mamá.
5. La señora X entró a su oficina y trabajó 8 horas en su puesto de auxiliar administrativa para la multinacional T&B, referente mundial en la producción y venta de métodos anticonceptivos.
6. Antes de recoger a XY, la señora X se permitió un pequeño capricho y se encontró con su madre en aquel nuevo café del que tanto se hablaba. Al ver a su madre acercarse, la señora X se sintió algo extraña. Quizás fuese envidia. La madre de la señora X, a sus 65 años, mostraba un cutis perfecto, ausente de arrugas, un cuerpo bien esculpido por el ejercicio y la vida sana, y un bronceado que le daba un aspecto juvenil y saludable durante todo el año. Nada más lejos del reflejo que el espejo devolvía a diario a la señora X. Pero, por otra parte, era natural, puesto que su madre tenía todo el tiempo del mundo para cuidarse, y también todo el dinero para retocarse cuando lo consideraba necesario. Algún día, la señora X podría permitirse parecer tan joven como su madre.
7. La madre de la señora X parloteó durante una hora acerca de sus problemas con el padre de la señora X. El matrimonio ya había cumplido los 40 años de amor y fidelidad y, como era natural, no todo eran flores. La señora X se arrepintió secretamente de haber invitado a su madre a tomar el café.
8. Ya en casa, con el bebé XY en la cuna y los agotados papás relajados en el sofá del salón, las noticias en la televisión mostraban manifestaciones y protestas en las calles. La pareja estuvo de acuerdo al comentar que las parejas homosexuales se estaban propasando en su continua exigencia de derechos. Nadie les negaba su derecho a la libertad sexual, pero ¿realmente era necesario que contrajesen matrimonio? Al fin y al cabo, era evidente que se trataba de algo contra natura.
“Lo natural es parir con dolor, morirse antes de cumplir los 30 años, la suciedad, la enfermedad. Lo natural es que uno de cada diez niños no sobreviva al parto, que una de cada veinte madres fallezca al dar a luz. Lo natural es que sólo sobrevivan los más fuertes, que los ciegos no lean. Nada más natural que el sarampión, que el cáncer, que la caries, que la peste, que la malaria. 
Lo natural no es bueno por naturaleza, pero tampoco malo. Nada más natural que el ser humano, que su afán diario por aferrarse a la vida. Lo natural es morirse pero también luchar contra la muerte, por eso ahora vivimos casi cien años.
Lo natural también era que un amor durase toda la vida, pero es que antes la vida duraba muy poco. Respondía a una lógica: crear familias lo bastante estables como para proteger a la prole. Lo natural, en cualquier caso, es mucho más simple que un matrimonio: consiste en ese impulso ancestral, grabado a fuego en nuestra herencia genética, que lucha por perpetuar nuestro ADN. Para la naturaleza lo demás es superfluo, accesorio. Lo natural no sabe de peras y manzanas. Lo natural es el amor, aunque las que amen y quieran amar a un hijo, a su hijo, sean dos mujeres enamoradas.”
Enlaces relacionados:
Documental “La monogamia no es natural” – http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-monogamia-natural/442269/

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

El rarito II

Max fue finalmente trasladado (nótese aquí el uso del impersonal) a un grupo de un nivel más bajo, y no por su forma especial de hablar ni de reírse, ni tampoco por tardar más tiempo que sus compañeros en contestar a las preguntas que se le hacían. Más bien se trató de un ajuste de nivel: el chico no se enteraba de nada…

Hasta aquí, estoy de acuerdo, porque he tenido que pasar con el mismo trámite con alumnos más “normalitos”, pasando por alumnos con una autoestima altamente enriquecida con avecrem, y llegando hasta alumnos absolutamente sobresalientes pero con poca autoestima. Todos ellos fueron debidamente trasladados a diferentes grupos con ánimo de que dieran lo mejor de sí, o -dicho de otra manera- para que tuvieran oportunidad de trabajar en su zona de desarrollo próximo (lean un poco más de Vygotski, por favor).

Ahora el problema es otro. Si bien nosotros como centro no podemos proporcionar a Max la atención individualizada que requiere para su correcto aprendizaje, tampoco tenemos el derecho a negarle una plaza en nuestra institución (totalmente privada, por otra parte) sólo por el hecho de ser diferente. Muchos alumnos adultos que he podido conocer a lo largo de estos años han malgastado cientos de euros y cientos de horas en el vano intento de aprender un idioma que serán incapaces de dominar en sus vidas. Os puedo asegurar que han hecho perder muchas horas a los pacientes docentes y a los compañeros de clase. No por ello hemos decidido negarles el acceso a sus -inútiles- clases… Nos pagan el sueldo!

Pero este chico es diferente. Resulta que tampoco se ha solucionado el problema con el cambio de nivel; Max debe irse. ¿Molesta al resto de compañeros? ¿Dificulta la asimilación de contenidos del resto del grupo? ¿Ralentiza el ritmo de la clase? La respuesta a todas esas preguntas es NO. Os contaré cuál es mi opinión al respecto: este chico incomoda a todos.
La profesora (una servidora) ya ha llegado a la conclusión de que no puede permitir una ralentización del ritmo de una clase de 9 personas por causa de 1 individuo. Las clases se desarrollan con normalidad, los estudiantes siguen disfrutando, participando y riendo, sin tener que esperar educadamente a un compañero cuya respuesta parece no llegar nunca. Cuando todos trabajan individualmente, o bien en grupos, es cuando la docente aprovecha el hueco para aclarar cualquier duda a Max. Así pues, ¿cuál es el problema? 

Quizás lo importante para este chico no sea el aprendizaje del idioma -aunque nunca lo admitiera-. A lo mejor es un chico que quiere socializar, pasar un rato entre compañeros, riéndose de sus bromas, sintiéndose responsable, adulto, independiente, útil.
Yo no puedo imaginarme la frustración que deben sentir cientos de miles de discapacitados en el mundo, que quieren aportar algo a su sociedad y a sí mismos, pero no son tenidos en cuenta. Pero sí puedo imaginarme lo aburrido que debe ser no trabajar, no estudiar, no tener las riendas de tu vida.
¿Alguien tiene una respuesta para la pregunta en rojo?

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos