Archivo de la etiqueta: derecho al aborto

La violación “legítima”

Cuando escuché en la BBC  la controversia creada por el congresista norteamericano Akin, pensé que no había entendido bien la expresión “legitimate rape” (“violación legítima”). Una vez confirmado el hecho de que mi inglés funcionaba perfectamente y que era más bien el cerebro del congresista el que no iba tan bien, empecé a alucinar.

Y en realidad no sé por qué alucino. Aún nosotras mismas hemos interiorizado completamente ese concepto de violación que intentan vendernos. Para que te violen tienes que estar ante un hombre desconocido, que te asalta en un callejón oscuro, que te agrede físicamente para poder controlarte mientras gritas, pataleas y arañas. Eso sí es una “violación legítima”, sí señor.

Si no se dan estas circunstancias, quizás deberías plantearte si realmente has sido violada…

Me siento sobrecogida cuando pienso en todas esas mujeres en todo el mundo que no han denunciado una agresión sexual porque fueron agredidas por sus maridos o novios de instituto, porque en realidad iban vestidas muy provocativas y se sienten culpables, o porque comenzaron una relación consentida que se volvió agresiva, amenazante o humillante y no pudieron hacerla parar.
Y lo más probable es que, si se sinceran con amigas, madres o profesoras, éstas les hagan ver que, en efecto, no se trataba de una violación. ¿Cómo va a violarte tu novio, si estás con él porque tú quieres? ¿Cómo va a tratarse de una violación si estábais ambos en tu habitación, besándoos y casi sin ropa?

En fin. Supongo que a eso es a lo que se refería el Sr. congresista cuando hablaba de “violaciones no-legítimas”.

Necesito el feminismo porque mi sociedad me dice constantemente cómo vestir, dónde no ir por la noche, y que no puedo salir sola por si me violan. Y sin embargo no enseña a los chicos a no violar.

Seguimos siendo las culpables de las violaciones. Seguimos siendo unas histéricas que inventan culpables cuando nos arrepentimos de haber mantenido relaciones sexuales. Seguimos siendo las que provocamos dichas situaciones llevando determinada ropa o adoptando ciertas actitudes “facilitadoras”. Seguimos pensando “sí” en el fondo, aunque digamos alto y claro “no”. Seguimos temiendo que nuestros hijos sean acusados injustamente de agresión sexual, aunque no cuestionamos su libertad, mientras que tememos que nuestras hijas sean violadas y por ello limitamos sus movimientos.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos, Noticias

Carta de una pediatra a Gallardón

Carta al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, de Elisa Fernandez Cooke, pediatra.

Querido Señor Gallardón:

Soy una médico pediatra que acaba de terminar una guardia de 24 horas sin dormir y mi capacidad de entendimiento puede estar algo mermada pero… ¿He entendido bien?. ¿Va usted a obligar a mujeres a tener hijos con malformaciones graves para luego abandonarles a su suerte sin ayudas económicas para la mayoría de estas personas?

Como pediatra he conocido a muchas familias con hijos nacidos con malformaciones graves, bien porque no se conocía su condición antenatal o bien porque los padres, conociendo la malformación, decidieron voluntariamente seguir adelante. Le puedo garantizar que en los casos graves los pacientes y sus familias pasan auténticos calvarios con múltiples cirugías largas y complicadas y con largos periodos de estancia en unidades de cuidados intensivos para luego ser dados de alta con secuelas y tener una calidad de vida, en muchos casos, nefasta.

Usted habla de derechos, si hubiera vivido de cerca algún caso sabría que estos niños sufren mucho física y emocionalmente y desgraciadamente, precisamente por ser niños, en algunos casos son objeto de ensañamiento terapéutico por no querer rendirnos a su enfermedad. La mayoría de estas familias acaba desestructurada con problemas de salud física y mental y con problemas económicos por no recibir suficiente ayuda por parte de las administraciones. Le invito a que pase el postoperatorio de una cirugía cardiaca de una cardiopatía compleja en la unidad de cuidados intensivos (pueden ser meses) día y noche con una familia para saber de qué estoy hablando.

Ya dejando de lado mi parte humana y médica y poniéndome en la postura política (que afortunadamente no soy) esta medida ahorrará dinero en abortos practicados por la sanidad pública y ganará votos conservadores (además de desviar la atención) y como no van a dar ayudas a las familias no supondrá mucho gasto…pero las cirugías, estancias hopitalarias, consultas, rehabilitación, bajas por depresión paternas, etc… cuestan mucho, mucho dinero, se lo digo en el idioma que entiende.

Hasta ahora llevo los recortes con indignación como el resto de los españoles e intento no opinar de economía porque no es mi campo. Hasta hace dos días no sabía lo que era la prima de riesgo. Ahora ha entrado usted en mi campo y sólo puedo sentirme frustrada y con ganas de llorar.

De verdad que como ministro de justicia ¿no tiene nada mejor que hacer? Hay muchos ladrones, defraudadores y demás calaña (no tiene que buscar usted muy lejos) que deben responder ante la justicia y los ciudadanos. Céntrese.

¿Le había dicho que estaba saliente de una guardia de 24 horas? ¿Sabía que según las leyes europeas es ilegal y en España nos las saltamos a la ‘torera’? ¿Algo que opinar como ministro de justicia? Es demasiado fácil hablar desde la ignorancia.

Una Pediatra con ganas de llorar.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos