Archivo de la etiqueta: discriminación

Situación de la mujer en el mundo

Este es uno de los mapas que la página Womanstats.org ofrece, en relación a las estadísticas sobre la mujer en el mundo. Esta imagen en particular nos muestra como, sin excepción, las mujeres siguen siendo ganado en manos de proxenetas a lo largo de todo el mundo. Los países más oscuros ni siquiera han ilegalizado el tráfico de mujeres…

 

La mutilación genital femenina sigue siendo, en 2011 una realidad en los países del África subsahariana, Egipto y Arabia Saudí, pero también en el sudeste asiático y en países sudamericanos como Perú. España también tiene mucho trabajo que hacer al respecto, aplicando políticas educativas y preventivas entre la población que la practica.

 

Quizás aquí la pregunta sea ¿dónde está una mujer totalmente a salvo? Dentro de los países europeos, España ocupa un lugar privilegiado, pero… Si tenemos en cuenta la realidad social de nuestro país, las agresiones no denunciadas o los asesinatos que no se clasifican como “violencia de género” por falta de pruebas, da escalofríos pensar en cómo será vivir en los países más oscuros de este mapa… Recordemos que las mujeres en el mundo tienen más posibilidades de morir a manos de un hombre que por cáncer, malaria, accidentes de coche o guerras (todo junto).

La página muestra muchos más mapas, relacionados con la libertad de movimientos de la mujer, la edad de matrimonio, la equidad legal o la poligamia. Muy recomendable.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

Día internacional contra la homofobia

“Apoya a la comunidad de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales. No toleres el bullying homófobo.”

Deja un comentario

Archivado bajo Educación Social, Otros

Lover Boys

Lover Boys – Witness – Al Jazeera English.

 

Esta es la historia de Ibrahim, un holandés-marroquí luchando contra el tabú de la explotación sexual en su país.

Me involucré en la Lover Boysbatalla contra el tráfico humano – y particularmente contra los jóvenes proxenetas llamados “Lover Boys“- en 2003.

Es un término demasiado agradable para poder transmitir el horror de sus acciones: comprar regalos y ropa cara a chicas para, poco a poco, controlar sus vidas y finalmente forzarlas a prostituirse.

En Holanda, muchos Lover Boys – y algunas de sus víctimas- son de origen marroquí. Fue la conexión al país de mis propias raíces lo que me inspiró para recabar más información sobre ellos y sus prácticas.

Los Lover Boys suelen seducir a las chicas con regalos y promesas de dinero fácil. Pero cuando esas chicas son de su propia comunidad, también usan la cultura de esa comunidad para sus propios fines. Una vez que una chica de dicha comunidad pierde su virginidad con un Lover Boy, ésta no tendrá muchas más opciones que quedarse con él, ya que no es probable que los demás hombres de su comunidad quieran casarse con ella.

Sabíamos que atrapar a estos chicos no sólo sería una tarea para la policía, sino que requeriría adquirir ventaja con respecto a ellos: usar las fuerzas dentro se su comunidad para prevenir y utilizar el poder del Islam y nuestros imanes, los cuales disfrutan de una importante posición estratégica en la comunidad marroquí.

Muchos de los chicos jóvenes dentro de esta modalidad de crimen no tienen miedo de un juez, de la policía o del sistema judicial, pero son sensibles a los estándares de honor dentro de su propia comunidad, y escucharán a los imanes. Después de todo, son musulmanes.

“Usan promesas de amor, romance e incluso matrimonio para ganarse la confianza de las jóvenes, que después son engañadas para trabajar como prostitutas… Pero el hecho de que el proxenetismo sea legal en Holanda hace que sea muy fácil para ellos trabajar sin llamar la atención.”

 

Planeamos enfrentarnos a ellos a través de métodos directos e indirectos, teniendo la propaganda contra el proxenetismo como objetivo principal. Nuestra finalidad era conseguir que los proxenetas sufrieran el desprestigio, convertirlos en el hazmerreír de su comunidad y crear un ambiente en el que, si eres un proxeneta, eres considerado el mayor perdedor: un hombre sin honor y el más abyecto de los criminales.

Inicialmente, dos imanes (Abu Bakr el Fadil y Ahmed el-Ouazzani) empezaron el proceso de recogida de información y empezaron a servirse de la plegaria del viernes para lanzar una campaña acerca de la criminalidad juvenil, especialmente centrada en el problema de la prostitución forzada y el proxenetismo entre la juventud marroquí.

Después de un tiempo creé una red de imanes, incluyendo a imanes muy conocidos como Sheikh Shershaby, Sheikh Jneid Fawaz y Sheikh al-Bakkali, que llevaron la batalla contra los Lover Boys a nivel nacional.

También empezamos una campaña informativa para alertar a las jóvenes sobre las prácticas de los Lover Boys, y trabajamos para informar a sus padres acerca de las prácticas de nuestros jóvenes.

También visité varios juzgados a lo largo de Holanda y presencié casos de Lover Boys en Utrecht, Den Bosch, Rotterdam, Arnhem y La Haya. Asistí a juicios de jóvenes que traficaban con personas. Desafortunadamente, muchos de ellos no recibieron castigo alguno, debido a la falta de pruebas o porque sus víctimas retiraban las denuncias. Muchas veces, las víctimas que pude ver en los juicios eran jóvenes holandesas, mientras que muchos de los sospechosos provenían de comunidades inmigrantes (de orígenes turcos, marroquíes, surinameses o antillanos).

Durante ese tiempo, colaboré con Frank Bovenkerk, un profesor de Utrecht que había escrito un libro sobre este asunto. Él me confirmó el mismo perfil: víctimas generalmente holandesas y sospechosos de diferente origen inmigrante. Comenzamos a discutir este asunto con los partidos políticos, y contactamos con el ministro de justicia para saber cómo podríamos ayudarnos los unos a los otros.

Mantuve mi atención en los jóvenes, pero también trabajé con los padres y madres de las jóvenes, que muy a menudo no sabían que sus hijas eran víctimas de un Lover Boy.

Como resultado de nuestros esfuerzos, hemos reducido con éxito el número de hombres marroquíes involucrados en el proxenetismo. Pero recientemente he podido observar la aparición de un nuevo fenómeno: las Lover Girls. Estas chicas suelen trabajar para los Lover Boys, aunque a veces operan solas, convirtiéndose en amigas de la víctima para después arrastrarlas a la prostitución. Ahora, ellas también se han convertido en el objetivo de nuestras campañas informativas.

Ahora que nuestra comunidad se ha percatado de la existencia de los Lover Boys, sus prácticas se han convertido en un tema candente en mezquitas y colegios.

Hemos tenido que enfrentarnos a aquellos grupos y partidos políticos que han pretendido usar el hecho de que jóvenes marroquíes hayan estado involucrados en este tipo de delitos para volver a la población en contra de la comunidad musulmana al completo. Pero la solución radica en educar a la gente joven en nuestra comunidad. Si cuentan con buenos modelos de conducta (buenos hermanos y hermanas), las buenas escuelas y los buenos barrios vendrán después.

El Islam nos enseña a ser buenos padres y modelos de conducta, a obedecer la ley y dar lo mejor de nosotros mismos. Si podemos derrotar a las amenazas de nuestra comunidad y el crimen dentro de ella, entonces podemos vivir en armonía dentro de la sociedad holandesa.

Artículo de Ibrahim Wijbenga, Al Jazeera.

Deja un comentario

Archivado bajo Traducciones

Contribuiré a algo… si consigo sobrevivir.

Mozhdah Jamalzadah, veinti-muchos, réplica afgana de Oprah, nos habla acerca de bombas, superar amenazas de muerte e inspirar a los jóvenes afganos.

Me despierto con el húmedo aroma del invierno y el olor del guiso de carne y arroz con comino borboteando desde mi cocina. No soy de levantarme muy temprano. Mis ojos se abren sobre las 10am algunos días, y me lleva un poco el levantarme realmente de la cama. Tengo mala visión, así que todo se ve borroso al principio. Siento el suave pelaje de mis tres gatos Alex, Rambo y Noballs, que duermen conmigo. Busco mis gafas y me levanto. Me doy una ducha, me pongo los rulos en el pelo, me maquillo y me visto. Para entonces ya es mediodía.

Vivo en una casa de 5 habitaciones y dos pisos con mi mejor amiga, Toba, una cooperante afgano-canadiense. Si mi cocinera tiene algo listo, como algo de arroz con carne, con un poco de fruta de postre.
Mi casa tiene un majestuoso jardín con manzanos, granados y vides. Pero también tiene alambre de espinos rodeándolo, y a ambos flancos del edificio hay guardas armados.

Mi familia escapó de Kabul durante la invasión soviética, cuando yo tenía 5 años, y se asentaron en Vancouver. Eran liberales y abiertos de mente. Yo podía llevar la ropa que quería, y estudié filosofía, política, ópera y periodismo. Me esforcé en convertirme en cantante. Pero en 2009 recibí una oferta para trabajar en Kabul y ahora soy co-presentadora de Afghan Star, que es como American Idol (Operación Triunfo en España), y estoy haciendo la segunda temporada de El Show de Mozhdah, un talk-show al estilo de Oprah. Discutimos temas como la violencia de género, la salud de la mujer o el abuso a menores, e invitamos a artistas y cantantes también.

Esta canción está dedicada a las valientes víctimas del ácido de Kandahar. “No dejaré de ir a la escuela… Estoy estudiando para poder construir nuestro país.”

 Tengo que elegir ropa conservadora: blusas largas que cubran la parte de atrás, un pañuelo en la cabeza, pantalones no ajustados… Una vez, no llevé pañuelo durante un episodio, y se me veía la clavícula. El gobierno canceló el programa.

Tengo un conductor y un guarda armado, y me compré un Toyota Corolla que no llamara mucho la atención, mejor que los llamativos todoterrenos que los extranjeros conducen aquí. En el coche me cubro de modo que sólo se me vean los ojos, y mantengo la cabeza baja. Llevo una pistola de 9mm, por si acaso.

Algunos días dan miedo en esta ciudad. No hace mucho, un terrorista suicida se inmoló en el supermercado Finest, justo al lado de mi casa. Yo acababa de volver de una captación de fondos en Los Ángeles, abrí la nevera y vi que no había nada. Estaba muy perezosa y con jet-lag, así que decidí tomarme un café antes de ir a comprar al supermercado. Entonces Toba me llamó, preguntándome dónde estaba. “Estoy en casa”, le dije. “Gracias a dios!”, contestó ella. “Acaban de atacar el supermercado!”. Puse la tele y, dios mío, estaba en shock. El supermercado estaba completamente en llamas. Salía fuego por las puertas. Murieron algunos, otros resultaron heridos. Un niño pequeño miraba a su alrededor frenéticamente, llorando. Y yo había estado a punto de ir a comprar allí!
Supongo que no era mi hora. Estuve muy, muy triste. Creo que el infierno puede encontrarse aquí, en la Tierra. Si quieres verlo por ti misma, ven a Afghanistán.

Normalmente filmamos dos shows de Mozhdah al día. En el estudio me encuentro con el director y productor, repaso las preguntas que voy a hacer, y empezamos a grabar. La temática es controvertida: asuntos como el divorcio suelen dejarse para la esfera más privada aquí. Pero los afganos me lo piden. Viajan desde la otra punta del país para venir como audiencia. Una mujer del programa nos contó que su marido dejó de pegar a sus hijos después de ver nuestro programa sobre el abuso a menores.
Entre un programa y otro, comemos en la cantina de los estudios. Me cambio de ropa, me maquillo para el segundo programa y, para las 5, ya tengo dolor de cabeza: estoy reventada.

Algunos afganos, aquí y en el extranjero, no aprueban mi ropa y el hecho de que cante y baile en mis videos. Recibo amenazas (algunas religiosas, otras simplemente violentas, por parte de hombres y de mujeres) en Youtube y Facebook. Una decía: “Alguien debería ponerte una bala en la cabeza. Eres una vergüenza para los afganos. Deberíamos violarte”. Mis enemigos incluso extendieron el rumor de que había sido secuestrada y asesinada, llegando hasta las noticias nacionales. Aquello me asustó lo suficiente como para irme a Vancouver durante unas semanas, pero volví, decidida a seguir con mi programa. La policía de Kabul no mueve un dedo para proteger a las mujeres como yo.

Irónicamente, gusto más a los afganos de aquí que a aquellos que están en el extranjero. Los jóvenes afganos están hartos del conservadurismo y quieren cambiar, pero en Occidente están intentando aferrarse a su cultura con todas sus fuerzas, y viven en una burbuja. Cuando los niños me ven aquí, me hacen fotos y me siguen a todas partes. Veo que estoy cambiando las cosas.

Después del trabajo, a veces voy a algún restaurante extranjero con mis amigos o familia. Esas son mis ùnicas salidas. Ya que estoy encerrada en la casa la mayor parte del tiempo, la convertí en norteamericana, de modo que puedo sentir que estoy en Vancouver cuando tengo morriña. Mis estanterías están repletas de libros en inglés (El Código da Vinci, Committed…). Uso el satélite muchísimo: Friends, Dos Hombres y Medio, American Idol… Es imposible calentar una casa tan grande en invierno cuando no hay una fuente de energía en la que puedas confiar, ni calefacción central. Llevo muchas capas de ropa para mantenerme calentita, y me meto en la cama antes de lo que me gustaría. Me quedo dormida sobre las 2am.

Una entrevista de Fariba Nawa.


Ésta es una traducción personal de un artículo publicado en el Sunday Times Magazine (UK). Para leer el artículo original, pulsa aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Traducciones

¿Dónde están los modelos de conducta de las chicas británicas?

Ésta es una traducción personal de un artículo de opinión publicado en Al Jazeera. Para consultar el artículo original: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2012/02/20122181431205894.html

Las chicas jóvenes reciben los mensajes equivocados de una sociedad obsesionada con la fama y las celebrities.

Londres, Reino Unido – Lucy Vixen, una chica de 22 años de Warwick, está frenética. “No puedo creerlo, no puedo creer que todo el mundo votara por mí”. Entonces me cuenta emocionada: “Salí la otra noche y fui atacada (no en el mal sentido, se apresura a aclarar) por todas esas fantásticas chicas. Decían “te queremos, te apoyamos, eres nuestra ídolo y nos encantaría ser como tú”.
Lucy es la ganadora del concurso “Page 3 Idol” del periódico The Sun para 2012, venciendo a miles de chicas de Gran Bretaña que mueren por salir en los tabloides. A lo largo de la entrevista, no hablamos de hombres hasta le pregunto lo que opinan sus padres acerca de su posado con la más mínima ropa interior.
“Están de acuerdo; mi padre es mi mayor fan, después de mi madre, por supuesto”, responde. “De hecho, justo esta semana le he enseñado mi última portada de revista”.
“¿Y estabas en topless?” pregunto. “Sí”, ríe. “Mi padre me dice “A por ello, chica”. Si yo estoy feliz, él es feliz”.

Mientras hablo con Lucy, percibo cuánto se preocupa por las mujeres. Me habla acerca del vínculo fraternal que comparte con las demás modelos de la Page 3, donde “todas cuidamos de todas” y lo halagada que se siente por que otras chicas quieran ser como ella. Dice que siente la responsabilidad de no hacer dieta, para mostrar a sus fans que es “normal”, como ellas.
“No estoy delgada”, resalta. “De hecho, soy demasiado grande para una chica Page 3; soy una talla 12 (40 en España). Pero ahora estoy encantada con mi cuerpo. No solía estarlo; solía pensar que estaba gorda, pero luego empecé a aceptar lo que soy y quién soy. Siempre le digo al fotógrafo: “Asegúrate de que no me retocas, si hay alguna imperfección, déjala donde está”. Quiero que las chicas sepan que soy real, no falsa y pasada por el Photoshop”.

Me cuenta que tiene el doble de fans entre las chicas que entre los chicos, y que eso es de lo que está más orgullosa. Le pregunto sobre su visión acerca del feminismo. Le explico que, si tuviera una hija, no querría que se quitara la ropa para que los hombres la observaran, y que desnudarse no hace a las mujeres ningún favor, porque nos presenta como “objetos” que son juzgados y valorados sólo por su apariencia.

“Entiendo tu punto de vista, y si tuviera una hija probablemente tampoco la animara, pero si quisiera hacerlo, no la detendría”, responde Lucy. “Pero también es mi decisión el hacer esto, y eso me confiere mucho poder como mujer. Puedo ganar entre 500 y 1.000 libras por un día de trabajo. Yo no era muy buena en la escuela, y habría tenido que trabajar semanas en un super para poder ganar ese dinero”.
Habla con gran convicción, y afirma categóricamente: “Lo veo simplemente como un trabajo. No aspiraría a ser alguien como Katie Price, que ha vendido y revelado cada detalle de su vida para ganar dinero. Sólo estoy haciendo lo mejor que puedo con lo que tengo. Las mujeres tienen que cuidarse de sí mismas, vivimos en una sociedad diferente hoy en día, ya no estamos en los ’50. Soy una chica independiente, ganando su propio dinero. Page 3 seguirá ahí tanto si lo hago como si no. Cualquiera puede ver porno en internet gratis, los famosos posan en ropa interior para las grandes marcas y se acepta: los tiempos están cambiando.”

Definitivamente, los tiempos están cambiando. La Encuesta sobre la Actitud de las Chicas del 2011 de la Guide Assosiation ofrece una alarmante información. El noventa por ciento de las adolescentes entrevistadas dijeron que la televisión y las revistas se centran demasiado en la apariencia de las mujeres en lugar de en los logros que alcanzan.
El setenta y dos por ciento están de acuerdo con que necesitamos más mujeres en el parlamento y en los negocios, y cuando se les preguntó “¿Qué mujer es el mejor modelo de conducta para tu edad?”, Cheryl Cole consiguió la posición más alta con un 44%. Parece que la determinación de la creadora de imperios y filántropa Oprah Winfrey (12%) y los logros de JK Rowling (1%), autora del best-seller más vendido de la historia, no impresionan mucho a las adolescentes británicas.

Cuando pregunté a mi hermana pequeña y sus amigas sobre lo que pensaban sobre los logros de Florence Nightingale, Emmeline Pankhurst o Mary Wollstonecraft, sus ojos me miraron interrogantes. […] “Sí, son mujeres increíbles, pero no sabemos mucho de ellas. Nunca hemos oído hablar de ellas, así que no van a ser nuestros modelos de conducta, ¿no?”

Obsesionados con las celebrities

Gran Bretaña está obsesionada con las celebrities, y los medios de comunicación están obsesionados con el sexo y el escándalo. Tristemente, el recientemente desaparecido News of the World era el “periódico” más vendido en Gran Bretaña los domingos.
Las chicas son bombardeadas con famosos dando consejos sobre cualquier cosa. Veamos ejemplos de la prensa de esta semana: “Cómo perder una libra en un mes”, “Cómo conquistar a tu jefe en el trabajo y a tu hombre en la cama”, “Cómo actuar como si en realidad no te interesase cuando en realidad quieres casarte y tener hijos con él y ser felices para siempre”.

“Existe una cultura fácil de la celebrity perpetuada en nuestra sociedad. Es totalmente explotadora, y presenta una visión distorsionada sobre la vida a nuestras futuras generaciones”.

No puedes pasear por la calle sin ver a las celebrities en las portadas de las revistas, vendiendo de todo, desde ropa interior, blanqueadores dentales, bronceado instantáneo, pestañas falsas, hasta pelucas. Y no olvidemos la fuerza transmisiva de los “reality shows”, en los que los productores están convencidos de que es una actitud responsable el mostrar a adolescentes de compras, conduciendo coches caros, saliendo de marcha y discutiendo: todo en un mismo día, por supuesto.
Pero no es la realidad; de verdad, no lo es. Preste atención a los adolescentes de la calle, esforzándose por conseguir un trabajo, estudiando y trabajando para costearse sus sueños mientras pasan los apuros que la vida nos hace afrontar: eso es lo representativo de la Gran Bretaña real.

Qué deprimente debe ser para futuras generaciones el observar las estupideces prefabricadas y banales, que les hacen sentir inadecuados frente a tales valores superficiales e irrelevantes. […]

Me pregunto qué tipo de responsabilidad moral y ética han estado eligiendo los productores televisivos a la hora de elegir a quién y qué mostrar a su joven e impresionable audiencia. […]
La doctora Helen Wright, presidenta de la Girls Schools Association, ha expresado su preocupación acerca de una sociedad británica “obsesionada con la apariencia por encima de la sustancia”. Hablando con Al Jazeera, la Dra Wright, que es también directora de un colegio femenino, dijo: “Existe una cultura fácil de la celebrity perpetuada en nuestra sociedad. Es totalmente explotadora, y presenta una visión distorsionada sobre la vida a nuestras futuras generaciones”.

La Dra Wright, que tiene tres hijos pequeños, cree que debería existir un órgano con responsabilidad sobre aquello sobre lo que la sociedad británica se sostiene, mientras se sigan recompensando estas aspiraciones y estilos de vida deformes. “Estamos traicionando a nuestras jóvenes dándole glamour y aceptando los fáciles logros de las celebrities, algo que puede llegar a ser muy atractivo para adolescentes y niños que buscan una dirección en la vida” dijo. Animó a las chicas a tener el valor de “ser ellas mismas” y no conformarse con aspiraciones “explotadoras y amorales” que no resultarán en un futuro enriquecedor o con significado.

¿Dónde están las mujeres?

[…]
¿Dónde están los modelos de conducta femeninos en nuestro gobierno? Está claro que hay una ausencia evidente de mujeres en Westminster. Investigaciones del LSE mostraron que el gabinete británico está a la cola de muchos países europeos, con sólo un 20% de mujeres. […] Si se compara el gabinete británico con el de países como Francia (33%), Alemania (37%) o España (53%), no es difícil preguntarse si esta presencia raquítica de mujeres en política sirva de poca referencia a las jóvenes.

Los padres deben tomar partido y darse cuenta de que la venta de kits de maquillaje para que niñas de dos años estén “más guapas” no es aceptable.

 Citando otro entorno saturado de hombres, ¿dónde estaban las mujeres en la lista de la BBC para las Personalidades Deportivas del Año? ¿No se echan en falta nombres como Beth Twaddle, Jessica Ennis o Rebecca Adlington?
Este es otro ejemplo de la pobre representación de la mujer en la sociedad y el mass media, un asunto que pone a Emma Moore, fundadora de Pinkstinks, de muy mal humor. Pinkstinks se estableció en 2008 para hacer campaña en contra de los estereotipados modelos de conducta para las jóvenes, y se esfuerza en promover modelos de conducta femeninos “reales”, que alcancen logros “reales”.

 Hablando con Al Jazeera, Moore dijo que la falta de modelos de conducta femeninos consistentes inspiraron a ella y su hermana a dejar de hablar de ello y hacer algo al respecto. “La cultura británica se ha pornificado totalmente. Los hombres piensan que es normal, y esperan que las mujeres no tengan ningún pelo en el cuerpo y, dios mío, si los tiene, deberá ser una lesbiana peluda. La sociedad piensa que es positivo para la mujer el asistir a clases de striptease los sábados por la mañana, animándolas a sacar el máximo de su femineidad: ¿qué tipo de mensaje irresponsable está enviando esto a nuestras jóvenes? ¿Que tienes que conformarte con lo que la industria del sexo quiere, para poder ser aceptada como una mujer?”
 Moore, que tiene dos hijas de 5 y 9 años, dice que tenemos una situación preocupante en el Reino Unido, donde la gente es aplaudida por el mero hecho de ser famosa, haciendo creer a las jóvenes que ése es el tipo de mujer al que deberían aspirar.
“Nosotras lo llamamos rosificación (pinkification, en inglés), explica. “Se enseña a las chicas, literalmente desde que nacen, que tu apariencia es lo más importante en la vida. Debes estar siempre perfecta y femenina para ser una WAG (del inglés Wife And Girlfriend, o Esposa y Novia, término asociado a mujeres que pasan su tiempo yendo de compras y gastando dinero).” Moore lanza una pregunta: “¿Cuántas científicas increíbles podrían nombrar nuestras jóvenes?” como ejemplo. ¿Son sus logros aplaudidos en la sociedad moderna?
Tristemente, no lo son. Apunta: “Mira a Disney, por ejemplo. Debería asumir responsabilidades por cebarnos con una dieta enfermiza de princesas de rosa centelleante. Los padres deben tomar partido y darse cuenta de que la venta de kits de maquillaje para que niñas de dos años estén “más guapas” no es aceptable. Hasta que no boicoteemos esto, el modelo de conducta femenino seguirá siendo todo aquello que está mal en nuestra sociedad británica”.

Pregunto a Moore acerca de los modelos de conducta de sus hijas. Me contesta que su hija de 5 años es aún un poco joven para apreciar un buen modelo de conducta femenino, pero pregunta directamente a su hija de 9. La niña lo piensa bien y elige “Mamá”, pero después de decirle que eso es estupendo pero que no cuenta, finalmente elige a Rebecca Adlington “porque hace natación y quiere ir a las Olimpiadas”. Se esfuerza en pensar en alguien más como modelo de conducta femenino moderno al que aspirar, lo cual es una verdadera pena, pero sin duda, lo dice todo.



Siobhan Courtney es una periodista freelance y escritora británica.

Deja un comentario

Archivado bajo Educación Social, Traducciones

Un cuento contra natura

1. La señora X abrió los ojos a las 07.05 en el lecho matrimonial. Miró a su derecha y vio a su marido, que aún dormía. Observó que sus entradas comenzaban a convertirse en calvicie propiamente dicha. Era natural, pensó, puesto que ya había pasado el umbral de los 40.
2. La señora X recordó, con una mezcla de ansiedad y alegría, a la pequeña figura que dormía plácidamente a su izquierda, en la cuna. Tras años de intentos fallidos, el bebé XY había llegado al mundo, gracias a la ayuda económica del abuelo Z, que había aportado su gran granito de arena para que la señora X y su marido Y pudieran ir a aquella famosa clínica donde los sueños se hacían realidad.
La señora X se sentía cansada. La noche anterior, el bebé XY no había dejado de llorar por culpa de los gases, y los inexpertos padres habían pasado la noche entre masajes abdominales, paseos por los pasillos y palmaditas en la espalda. Era natural que estuviera cansada, se dijo, ya no tenía 20 años.
3. Media hora más tarde, ya desayunada y lista para empezar el día, la señora X cogió el sacaleches y se dispuso a preparar el biberón para el bebé XY.
4. Todo listo en la bolsa. Pañales, muda de ropa, toallitas, pomada, biberón. La señora X dejó a su bebé XY en manos de H, la eficiente educadora de la guardería, que cuidaría de él hasta bien entrada la tarde. El bebé XY lloró un poco, pero era natural, aún no se había acostumbrado a la diaria separación de su mamá.
5. La señora X entró a su oficina y trabajó 8 horas en su puesto de auxiliar administrativa para la multinacional T&B, referente mundial en la producción y venta de métodos anticonceptivos.
6. Antes de recoger a XY, la señora X se permitió un pequeño capricho y se encontró con su madre en aquel nuevo café del que tanto se hablaba. Al ver a su madre acercarse, la señora X se sintió algo extraña. Quizás fuese envidia. La madre de la señora X, a sus 65 años, mostraba un cutis perfecto, ausente de arrugas, un cuerpo bien esculpido por el ejercicio y la vida sana, y un bronceado que le daba un aspecto juvenil y saludable durante todo el año. Nada más lejos del reflejo que el espejo devolvía a diario a la señora X. Pero, por otra parte, era natural, puesto que su madre tenía todo el tiempo del mundo para cuidarse, y también todo el dinero para retocarse cuando lo consideraba necesario. Algún día, la señora X podría permitirse parecer tan joven como su madre.
7. La madre de la señora X parloteó durante una hora acerca de sus problemas con el padre de la señora X. El matrimonio ya había cumplido los 40 años de amor y fidelidad y, como era natural, no todo eran flores. La señora X se arrepintió secretamente de haber invitado a su madre a tomar el café.
8. Ya en casa, con el bebé XY en la cuna y los agotados papás relajados en el sofá del salón, las noticias en la televisión mostraban manifestaciones y protestas en las calles. La pareja estuvo de acuerdo al comentar que las parejas homosexuales se estaban propasando en su continua exigencia de derechos. Nadie les negaba su derecho a la libertad sexual, pero ¿realmente era necesario que contrajesen matrimonio? Al fin y al cabo, era evidente que se trataba de algo contra natura.
“Lo natural es parir con dolor, morirse antes de cumplir los 30 años, la suciedad, la enfermedad. Lo natural es que uno de cada diez niños no sobreviva al parto, que una de cada veinte madres fallezca al dar a luz. Lo natural es que sólo sobrevivan los más fuertes, que los ciegos no lean. Nada más natural que el sarampión, que el cáncer, que la caries, que la peste, que la malaria. 
Lo natural no es bueno por naturaleza, pero tampoco malo. Nada más natural que el ser humano, que su afán diario por aferrarse a la vida. Lo natural es morirse pero también luchar contra la muerte, por eso ahora vivimos casi cien años.
Lo natural también era que un amor durase toda la vida, pero es que antes la vida duraba muy poco. Respondía a una lógica: crear familias lo bastante estables como para proteger a la prole. Lo natural, en cualquier caso, es mucho más simple que un matrimonio: consiste en ese impulso ancestral, grabado a fuego en nuestra herencia genética, que lucha por perpetuar nuestro ADN. Para la naturaleza lo demás es superfluo, accesorio. Lo natural no sabe de peras y manzanas. Lo natural es el amor, aunque las que amen y quieran amar a un hijo, a su hijo, sean dos mujeres enamoradas.”
Enlaces relacionados:
Documental “La monogamia no es natural” – http://www.rtve.es/alacarta/videos/redes/redes-monogamia-natural/442269/

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

El rarito II

Max fue finalmente trasladado (nótese aquí el uso del impersonal) a un grupo de un nivel más bajo, y no por su forma especial de hablar ni de reírse, ni tampoco por tardar más tiempo que sus compañeros en contestar a las preguntas que se le hacían. Más bien se trató de un ajuste de nivel: el chico no se enteraba de nada…

Hasta aquí, estoy de acuerdo, porque he tenido que pasar con el mismo trámite con alumnos más “normalitos”, pasando por alumnos con una autoestima altamente enriquecida con avecrem, y llegando hasta alumnos absolutamente sobresalientes pero con poca autoestima. Todos ellos fueron debidamente trasladados a diferentes grupos con ánimo de que dieran lo mejor de sí, o -dicho de otra manera- para que tuvieran oportunidad de trabajar en su zona de desarrollo próximo (lean un poco más de Vygotski, por favor).

Ahora el problema es otro. Si bien nosotros como centro no podemos proporcionar a Max la atención individualizada que requiere para su correcto aprendizaje, tampoco tenemos el derecho a negarle una plaza en nuestra institución (totalmente privada, por otra parte) sólo por el hecho de ser diferente. Muchos alumnos adultos que he podido conocer a lo largo de estos años han malgastado cientos de euros y cientos de horas en el vano intento de aprender un idioma que serán incapaces de dominar en sus vidas. Os puedo asegurar que han hecho perder muchas horas a los pacientes docentes y a los compañeros de clase. No por ello hemos decidido negarles el acceso a sus -inútiles- clases… Nos pagan el sueldo!

Pero este chico es diferente. Resulta que tampoco se ha solucionado el problema con el cambio de nivel; Max debe irse. ¿Molesta al resto de compañeros? ¿Dificulta la asimilación de contenidos del resto del grupo? ¿Ralentiza el ritmo de la clase? La respuesta a todas esas preguntas es NO. Os contaré cuál es mi opinión al respecto: este chico incomoda a todos.
La profesora (una servidora) ya ha llegado a la conclusión de que no puede permitir una ralentización del ritmo de una clase de 9 personas por causa de 1 individuo. Las clases se desarrollan con normalidad, los estudiantes siguen disfrutando, participando y riendo, sin tener que esperar educadamente a un compañero cuya respuesta parece no llegar nunca. Cuando todos trabajan individualmente, o bien en grupos, es cuando la docente aprovecha el hueco para aclarar cualquier duda a Max. Así pues, ¿cuál es el problema? 

Quizás lo importante para este chico no sea el aprendizaje del idioma -aunque nunca lo admitiera-. A lo mejor es un chico que quiere socializar, pasar un rato entre compañeros, riéndose de sus bromas, sintiéndose responsable, adulto, independiente, útil.
Yo no puedo imaginarme la frustración que deben sentir cientos de miles de discapacitados en el mundo, que quieren aportar algo a su sociedad y a sí mismos, pero no son tenidos en cuenta. Pero sí puedo imaginarme lo aburrido que debe ser no trabajar, no estudiar, no tener las riendas de tu vida.
¿Alguien tiene una respuesta para la pregunta en rojo?

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

"El rarito"

Hay mucha gente que, como yo, no ha tenido contacto con personas con discapacidad a lo largo de su vida personal y/o profesional. Personas que no están acostumbradas a la diferencia, pese a que todos somos diferentes.

Trabajo en el ámbito de la educación no reglada, y en los últimos días he sido testigo de la incomprensión, la impaciencia y las burlas que ha sufrido una persona con una discapacidad intelectual en mi centro.
Recién llegado a mi clase, Max suscitó sonrisas y miradas de complicidad entre mis compañeros de trabajo. Resultó que yo “había tenido la mala suerte” de tener a este chico en el grupo, y todos me miraban con un pelín de compasión. ¡Horror! ¡Tienes un alumno con necesidades educativas especiales!… Bueno, no es novedad. Todos mis alumnos tienen necesidades educativas especiales. ¿Los tuyos no?

Max es muy formal y disciplinado, hasta el punto de ser rígido. Es muy trabajador y, aunque parezca un término incompatible con el resto de sus caracterísiticas, inteligente. Domina la materia mejor que muchos otros alumnos/as que he ido encontrándome a lo largo del camino, y se la toma en serio. Es constante y respetuoso, algo que no puedo decir de todas las personas a las que he tratado de enseñar.

Así que estoy contenta. Tengo un nuevo alumno listo, trabajador y transparente. Viene a aprender, trabaja, saluda educadamente y se marcha hasta la próxima clase. Y pienso estar a la altura de las circunstancias: le trataré con respeto, le hablaré como el ser inteligente que es, y le prestaré la ayuda que necesite, igual que hago con los demás.

Y aunque hasta ahora he consentido -e incluso reforzado con alguna sonrisa- las burlas hacia su persona, he decidido que no voy a volver a hacerlo.

1 comentario

Archivado bajo Artículos