Archivo de la etiqueta: igualdad de género

Escúchame

Contra la trata de personas. Cortometraje dirigido por Mabel Lozano e interpretado por Svetlana Demidovich, la misma chica rusa de 18 años que protagonizó la historia en la vida real. El corto analiza la relación existente entre la demanda del servicio y el tráfico de personas, otorgando su parte de responsabilidad al cliente.

 

Escúchame / Listen to me

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Documentales

La violación “legítima”

Cuando escuché en la BBC  la controversia creada por el congresista norteamericano Akin, pensé que no había entendido bien la expresión “legitimate rape” (“violación legítima”). Una vez confirmado el hecho de que mi inglés funcionaba perfectamente y que era más bien el cerebro del congresista el que no iba tan bien, empecé a alucinar.

Y en realidad no sé por qué alucino. Aún nosotras mismas hemos interiorizado completamente ese concepto de violación que intentan vendernos. Para que te violen tienes que estar ante un hombre desconocido, que te asalta en un callejón oscuro, que te agrede físicamente para poder controlarte mientras gritas, pataleas y arañas. Eso sí es una “violación legítima”, sí señor.

Si no se dan estas circunstancias, quizás deberías plantearte si realmente has sido violada…

Me siento sobrecogida cuando pienso en todas esas mujeres en todo el mundo que no han denunciado una agresión sexual porque fueron agredidas por sus maridos o novios de instituto, porque en realidad iban vestidas muy provocativas y se sienten culpables, o porque comenzaron una relación consentida que se volvió agresiva, amenazante o humillante y no pudieron hacerla parar.
Y lo más probable es que, si se sinceran con amigas, madres o profesoras, éstas les hagan ver que, en efecto, no se trataba de una violación. ¿Cómo va a violarte tu novio, si estás con él porque tú quieres? ¿Cómo va a tratarse de una violación si estábais ambos en tu habitación, besándoos y casi sin ropa?

En fin. Supongo que a eso es a lo que se refería el Sr. congresista cuando hablaba de “violaciones no-legítimas”.

Necesito el feminismo porque mi sociedad me dice constantemente cómo vestir, dónde no ir por la noche, y que no puedo salir sola por si me violan. Y sin embargo no enseña a los chicos a no violar.

Seguimos siendo las culpables de las violaciones. Seguimos siendo unas histéricas que inventan culpables cuando nos arrepentimos de haber mantenido relaciones sexuales. Seguimos siendo las que provocamos dichas situaciones llevando determinada ropa o adoptando ciertas actitudes “facilitadoras”. Seguimos pensando “sí” en el fondo, aunque digamos alto y claro “no”. Seguimos temiendo que nuestros hijos sean acusados injustamente de agresión sexual, aunque no cuestionamos su libertad, mientras que tememos que nuestras hijas sean violadas y por ello limitamos sus movimientos.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos, Noticias

Cosmopolitan y las mujeres modernas

 

Un buen día de verano me gasto un dineral en comprar todas las revistas femeninas que encuentro en el quiosco de mi pueblo. No, no decido provocarme un ataque de estupidez aguda; pretendo hacer un análisis de sus contenidos.

Y cuando ya pasé de la Super-Pop, la Bravo, y la Touch… BINGO! La Cosmopolitan me ofrece una joyita en bandeja. Qué mejor muestra del ideal de mujer que estas revistas tratan de “normalizar”: la especie listilla frivolarum,  autóctona de zonas hiper-consumistas y con acceso a series del tipo Sexo en NY.

Pero vean ustedes el artículo y juzguen por sí mismas:

Cómo consigo que perdone una infidelidad

“Le he puesto los cuernos a mi chico y me ha pillado. ¿Qué hago?” Rezar: todavía queda alguna posibilidad de salvar lo vuestro.

 

“La mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida. El hombre olvida las infidelidades, pero no las perdona”. Esta frase del escritor Severo Catalina es un hecho avalado científicamente: un estudio de la Universidad del País Vasco ha revelado que las chicas perdonan más fácilmente una infidelidad que los chicos.
Maite Garaigordobil, psicóloga, cree que esto sucede porque “las mujeres tienen más capacidad empática que los varones; y la falta de rencor y la comprensión son fundamentales a la hora de perdonar”. El hombre engañado, sin embargo, se siente herido en su virilidad y muchas veces prefiere cortar por lo sano, como hizo, por ejemplo, Marc Anthony al descubrir los cuernos de Jennifer Lopez. Por eso, si has tenido un desliz con otro chico y tu novio se ha enterado, ten presente que te va a costar un triunfo lograr que todo vuelva a ser como antes. Pero no es imposible… ¡y nosotros vamos a ayudarte con un buen puñado de consejos!

EXPLÍCATE Y EXCÚSATE

“Cariño, no es lo que parece”. Estas socorridas palabras, que hemos escuchado en tantas y tantas películas, siguen dando buenos resultados. Por supuesto, la frase no es un “abracadabra”, no hace milagros, y debe ir seguida de coherentes explicaciones y excusas. Pero, antes de nada, pide perdón y dile que lo sientes mucho y que estás muy enamorada de él. Si tus palabras van acompañadas por algunas lagrimillas (aunque sean de cocodrilo), mejor que mejor. Luego despliega todo tu arsenal de excusas. Por ejemplo, decir que eran las 6 de la mañana y estabas muy, muy borracha (o, mejor aún, que alguien echó “algo” en tu Gin Tonic ) puede ser un buen atenuante. Acto seguido suaviza el efecto de lo que hiciste: déjale claro a tu novio que “lo que pasó” fue un accidente sin importancia y casi ni te acuerdas de la cara de tu efímero “amante”.

Y, finalmente, tienes que “transferir la culpa” o proyectarla hacia otra persona: puedes presentar a tu circunstancial amante como un sátiro, casi un “acosador”, que se te echó encima y tú no tuviste más remedio que ceder y dejarte hacer, porque estabas débil y (sí, puedes repetirlo) en avanzado estado de embriaguez.

Guarda también un poquito de culpa para tu mismísimo novio, que eso siempre cuela: aprovecha cualquier cosa que haya pasado últimamente y transformala en escudo. Por ejemplo, si ha quedado con una ex, si ha hecho horas extra en la oficina o si ha tardado demasiado en pasear al perro, déjaselo caer. Y si tuvo un “desliz” en el pasado, es imprescindible que lo saques a colación. Sí, es un juego un poco sucio… ¡Pero siempre funciona!

HAZ MIL MÉRITOS

¿Tu novio ya no echa sapos y culebras por la boca, esboza una sonrisa y hasta deja escapar algún gesto de cariño? Buena señal: aunque todavía esté dolorido, el chico está intentando considerar que pudiste cometer un error y buscando justificaciones para creer en ti. Así que ahora debes pasar de las palabras a los hechos: abrázalo, bésalo, mímalo. Si acabáis en la cama, no escatimes felaciones, succiones y todo tipo de caricias íntimas propinadas con sumo cuidado y romanticismo. Tienes que dejar claro que es a él (y a nadie más) a quien deseas, amas y respetas. Después, pórtate bien durante una laaarga temporada: quédate en casa, cúbrelo con detalles, cocina para él… Y por supuesto, ni se te ocurra volver a engañarlo (al menos por ahora) porque sería fatal. Como dice el sexólogo Eugenio López, “es normal que, durante una temporada, el chico desconfíe y haya alguna que otra discusión”. Pero, con un poco de suerte, todo volverá poco a poco a su sitio. Eso sí, todo tiene un límite: si tras un largo periodo de tiempo no te perdona, deja de humillarte y aléjate de él. Tal vez el tiempo cure sus heridas y quizás (sólo quizás) en un futuro podáis retomar vuestra relación. Si no, todavía puedes rebuscar en la agenda de tu móvil… porque seguro que no has borrado el número de teléfono de aquel chico tan sexy con el que fuiste infiel, ¿no?

Cosmopolitan, Julio 2012

—————————————-

Bien, estos son los mensajes que estas autoproclamadas feministas nos lanzan con este artículo:

1. Las mujeres estamos, por naturaleza, más predispuestas a sacrificarnos y tragar con una infidelidad.

2. Podemos seguir solucionándolo todo con unas “lagrimillas de cocodrilo”, o incluso con uno de esos “vahídos” tan de moda en siglos pasados. ¿Por qué no? Todo sea por no utilizar argumentos sinceros y razonados.

3. Siempre se puede solucionar todo inventando una supuesta agresión sexual. De este modo, el hombre que tuvo el mal gusto de acostarse contigo acabará acusado de violador, tú echarás por tierra la credibilidad y seriedad de miles de casos verdaderos de agresión sexual, y de paso te asegurarás de que la reputación de ” víbora calculadora” de las mujeres tenga fundamento real.

4. Si nada de esto funciona, siempre podemos utilizar el sexo para conseguir lo que queremos. Claro que sí, mujer. Eso es moderno y liberal.

5. No importa que no consigas mantener una relación basada en la complicidad, la confianza mutua y el amor. Sólo debes asegurarte de que se mantiene a tu lado (lo que no consigo entender es si ello es debido a motivos sociales, económicos, o váyase usted a saber). Esta mujer del siglo XXI es un verdadero primor.

 

En fin, estoy segura de que me salto muchas más perlas implícitas en el artículo, pero ya me canso de tanta insensatez.

Hasta la próxima…

2 comentarios

Archivado bajo Artículos

Situación de la mujer en el mundo

Este es uno de los mapas que la página Womanstats.org ofrece, en relación a las estadísticas sobre la mujer en el mundo. Esta imagen en particular nos muestra como, sin excepción, las mujeres siguen siendo ganado en manos de proxenetas a lo largo de todo el mundo. Los países más oscuros ni siquiera han ilegalizado el tráfico de mujeres…

 

La mutilación genital femenina sigue siendo, en 2011 una realidad en los países del África subsahariana, Egipto y Arabia Saudí, pero también en el sudeste asiático y en países sudamericanos como Perú. España también tiene mucho trabajo que hacer al respecto, aplicando políticas educativas y preventivas entre la población que la practica.

 

Quizás aquí la pregunta sea ¿dónde está una mujer totalmente a salvo? Dentro de los países europeos, España ocupa un lugar privilegiado, pero… Si tenemos en cuenta la realidad social de nuestro país, las agresiones no denunciadas o los asesinatos que no se clasifican como “violencia de género” por falta de pruebas, da escalofríos pensar en cómo será vivir en los países más oscuros de este mapa… Recordemos que las mujeres en el mundo tienen más posibilidades de morir a manos de un hombre que por cáncer, malaria, accidentes de coche o guerras (todo junto).

La página muestra muchos más mapas, relacionados con la libertad de movimientos de la mujer, la edad de matrimonio, la equidad legal o la poligamia. Muy recomendable.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

ella, él, ¿ello? Suecia y la neutralidad de género.

 

Para la mayoría de la gente, Suecia es un paraíso para las mujeres emancipadas. Tiene el porcentaje más alto de mujeres trabajadoras del mundo, y las mujeres consiguen dos tercios de todos los diplomas universitarios. La baja parental estándar es de 480 días, y 60 de esos días están reservados exclusivamente para los padres. En 2010, el Foro Económico Mundial designó a Suecia como el país con más igualdad de género del mundo.

Pero para muchos suecos/as, la igualdad de género no es suficiente. Muchos están empujando a la nación nordica a ser, no sólo igualitaria en cuestión de género, sino neutral. La idea es que el gobierno y la sociedad no tolere ningún tipo de distinción entre sexos. Esto significa que la sociedad debería mostrar sensibilidad hacia aquellos que no se identifican ni con el género masculino ni con el femenino, incluyendo el permiso a cualquier tipo de pareja a casarse. Pero esa es la parte menos radical del proyecto. Lo que muchos activistas de la neutralidad de género persiguen es una sociedad que elimine totalmente los roles de género y estereotipos tradicionales, hasta los niveles más cotidianos y mundanos.

Los activistas hacen lobby para que los padres y madres sean capaces de elegir cualquier nombre para sus hijos (actualmente existen sólo 170 nombres unisex reconocidos en Suecia). La idea es que los nombres no deberían estar ligados a un género, así que sería aceptable que unos padres llamaran, por ejemplo, a su hija Juan, o a su hijo Isabel. Una compañía sueca de ropa para niños ha eliminado las secciones de “niño” y “niña” en sus tiendas, y la idea de vestir a los niños/as de modo neutral se ha discutido ampliamente en diversos blogs sobre educación. Este catálogo sueco de juguetes decidió recientemente dar la vuelta a la situación, mostrando a un niño vestido de Spider-Man empujando un carrito de bebé rosa, mientras una niña en vaqueros conduce un tractor amarillo.

La Asociación de Bolos de Suecia ha anunciado sus planes para unificar los campeonatos de bolos masculinos y femeninos, para hacerlo un deporte neutral. Los políticos socialdemócratas han propuesto instalar baños públicos neutros, de modo que los usuarios no se sientan obligados a categorizarse en “hombres” o “mujeres”. Muchas escuelas de infantil han prohibido cualquier referencia al género de los alumnos, y llaman a los estudiantes por sus nombres de pila, o bien se refieren a ellos como “amigos” (N.T.”buddies”, en inglés, no implica género). Creen que esta medida llevará a la práctica las indicaciones del curriculum nacional acerca de que las escuelas de preescolar deberían “luchar contra los patrones de género tradicionales” y dar a los niños y niñas “las mismas oportunidades para desarrollar habilidades e intereses sin verse limitados por los roles de géneros esterotipados”.

Imagen tomada de Time.com

Este mes, el movimiento por la neutralidad de género alcanzó un hito: días después del Día Internacional de la Mujer, un nuevo pronombre, hen, se añadió a la versión online de la Enciclopedia Nacional del país. La entrada define hen como “un pronombre personal neutro que se propone como alternativa a él (han) y ella (hon)”. El anuncio de la Enciclopedia Nacional trajo consigo un encendido debate acerca de la neutralidad de género, que ha estado reflejándose en las columnas de los periódicos suecos, estudios de televisión y blogs de paternidad y feminismo.

Todo ello suscitado, además, por la publicación del primer libro infantil en género neutro, Kivi y Monsterdog. Cuenta la historia de Kivi, que quiere un perro para hen cumpleaños. El autor, Jesper Lundqvist, introduce muchas palabras neutras en el libro. Por ejemplo, las palabras mammor y pappor (mamás y papás) son sustituidas por mappor y pammor.

La palabra hen fue mencionada por primera vez por lingüistas suecos en los 60, y en 1994, el lingüista Hans Karlgren sugirió añadir hen como nuevo pronombre personal, por razones práctias. Karlgren estaba intentando evitar la molestia de él/ella que dificulta la escritura, e inventó una sola palabra que “nos permite hablar de una persona sin especificar su género”. Argumentó que podría mejorar la lengua sueca y darle más matices.

Pero no todo el mundo está de acuerdo con esta política de intromisión en la lengua sueca. En una reciente entrevista para la revista Vice, Jan Guillou, uno de los autores más conocidos del país, se refirió a los defensores de hen como “activistas feministas que quieren destruir nuestra lengua”. Otros críticos creen que puede ser psicológicamente y socialmente dañino, especialmente para los niños. Elise Claeson, columnista y experta en género en la Confederación Sueca de Profesiones, ha declarado que los niños (y niñas) pequeños pueden confundirse con la sugerencia de que hay un tercer género, en medio, justo en un momento en el que sus mentes y cuerpos se están desarrollando. Los adultos no deberían interrumpir el descubrimiento infantil de su propio género y de la sexualidad, concluye Claeson.

Puede que Claeson tenga razón. El sistema educativo sueco ha acogido esta reforma sin reservas, probablemente demasiado rápida y ansiosamente. El pasado otoño, 200 docentes asistieron a una conferencia ofrecida por el gobierno acerca de cómo evitar “los patrones tradicionales de género” en las escuelas. En Egalia, una moderna escuela de preescolar en Estocolmo, todo -desde la decoración a los libros y juguetes- está cuidadosamente seleccionado para promover una perspectiva igualitaria de género, y para evitar presentaciones tradicionales de género y roles paternos. Los profesores intentan exponer a sus alumnos a las menos “expesiones de género” posibles. En Navidad, el personal de Egalia reescribió un villancico tradicional a “hen hace tartas todo el día”. Cuando los estudiantes juegan a las casitas, se les anima a incluir a “mamá, papá y niño/a” en sus familias imaginarias, así como a “papá, papá, niño/a”, “mamá, mamá, niño/a”, o cualquier otra combinación.

Imagen tomada de Gender and Technology Spring 2009.

 

Aquellos que piensan que la igualdad de género o la neutralidad de género debería ser algo intrínseco en una sociedad moderna, probablemente estén de acuerdo en instaurar dichos valores desde tan temprana edad. El partido ecologista ha sugerido, incluso, poner “pedagogos de género” en cada escuela de preescolar de Estocolmo, que puedan actuar como vigilantes. Pero por supuesto, los preescolares no pueden enarbolar argumentos a favor y en contra de las intervenciones lingüísticas, y no conciben o analizan los roles de género de la forma que nosotros lo hacemos.

Irónicamente, en el esfuerzo por liberar a los niños suecos de la llamada conducta normativa, los defensores de la neutralidad de género les están imponiendo una nueva serie de normas: ciertas formas de juego se convierten en tabú, la lengua se regula, y las interacciones y actitudes de los niños son detenidamente observadas por los docentes. Una escuela sueca se deshizo de sus coches de juguete porque los niños los “clasificaban desde una perspectiva de género”, dándoles un estatus más alto que a otros juguetes. Otra escuela de preescolar eliminó el “tiempo libre de juego” de su horario porque, como dijo un pedagogo del centro, es cuando los niños juegan libremente cuando “nacen y se asientan los patrones de género estereotipados. En el juego libre existe la jerarquización, la exclusión y la semilla para el bulling”.
Y así, cada detalle de las interacciones de los niños se controlan milimétricamente por parte de los preocupados adultos, que acaban problematizando cada aspecto de la vida de sus hijos, desde cómo forman vínculos de amistad a qué tipo de juegos juegan y qué tipo de canciones cantan.

Este artículo es una traducción personal del artículo Sweden’s New Gender-Neutral Pronoun: Hen, de http://www.slate.com. Podéis consultar el artículo original aquí.

4 comentarios

Archivado bajo Educación Social, Traducciones