Archivo de la etiqueta: mentira

Cosmopolitan y las mujeres modernas

 

Un buen día de verano me gasto un dineral en comprar todas las revistas femeninas que encuentro en el quiosco de mi pueblo. No, no decido provocarme un ataque de estupidez aguda; pretendo hacer un análisis de sus contenidos.

Y cuando ya pasé de la Super-Pop, la Bravo, y la Touch… BINGO! La Cosmopolitan me ofrece una joyita en bandeja. Qué mejor muestra del ideal de mujer que estas revistas tratan de “normalizar”: la especie listilla frivolarum,  autóctona de zonas hiper-consumistas y con acceso a series del tipo Sexo en NY.

Pero vean ustedes el artículo y juzguen por sí mismas:

Cómo consigo que perdone una infidelidad

“Le he puesto los cuernos a mi chico y me ha pillado. ¿Qué hago?” Rezar: todavía queda alguna posibilidad de salvar lo vuestro.

 

“La mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida. El hombre olvida las infidelidades, pero no las perdona”. Esta frase del escritor Severo Catalina es un hecho avalado científicamente: un estudio de la Universidad del País Vasco ha revelado que las chicas perdonan más fácilmente una infidelidad que los chicos.
Maite Garaigordobil, psicóloga, cree que esto sucede porque “las mujeres tienen más capacidad empática que los varones; y la falta de rencor y la comprensión son fundamentales a la hora de perdonar”. El hombre engañado, sin embargo, se siente herido en su virilidad y muchas veces prefiere cortar por lo sano, como hizo, por ejemplo, Marc Anthony al descubrir los cuernos de Jennifer Lopez. Por eso, si has tenido un desliz con otro chico y tu novio se ha enterado, ten presente que te va a costar un triunfo lograr que todo vuelva a ser como antes. Pero no es imposible… ¡y nosotros vamos a ayudarte con un buen puñado de consejos!

EXPLÍCATE Y EXCÚSATE

“Cariño, no es lo que parece”. Estas socorridas palabras, que hemos escuchado en tantas y tantas películas, siguen dando buenos resultados. Por supuesto, la frase no es un “abracadabra”, no hace milagros, y debe ir seguida de coherentes explicaciones y excusas. Pero, antes de nada, pide perdón y dile que lo sientes mucho y que estás muy enamorada de él. Si tus palabras van acompañadas por algunas lagrimillas (aunque sean de cocodrilo), mejor que mejor. Luego despliega todo tu arsenal de excusas. Por ejemplo, decir que eran las 6 de la mañana y estabas muy, muy borracha (o, mejor aún, que alguien echó “algo” en tu Gin Tonic ) puede ser un buen atenuante. Acto seguido suaviza el efecto de lo que hiciste: déjale claro a tu novio que “lo que pasó” fue un accidente sin importancia y casi ni te acuerdas de la cara de tu efímero “amante”.

Y, finalmente, tienes que “transferir la culpa” o proyectarla hacia otra persona: puedes presentar a tu circunstancial amante como un sátiro, casi un “acosador”, que se te echó encima y tú no tuviste más remedio que ceder y dejarte hacer, porque estabas débil y (sí, puedes repetirlo) en avanzado estado de embriaguez.

Guarda también un poquito de culpa para tu mismísimo novio, que eso siempre cuela: aprovecha cualquier cosa que haya pasado últimamente y transformala en escudo. Por ejemplo, si ha quedado con una ex, si ha hecho horas extra en la oficina o si ha tardado demasiado en pasear al perro, déjaselo caer. Y si tuvo un “desliz” en el pasado, es imprescindible que lo saques a colación. Sí, es un juego un poco sucio… ¡Pero siempre funciona!

HAZ MIL MÉRITOS

¿Tu novio ya no echa sapos y culebras por la boca, esboza una sonrisa y hasta deja escapar algún gesto de cariño? Buena señal: aunque todavía esté dolorido, el chico está intentando considerar que pudiste cometer un error y buscando justificaciones para creer en ti. Así que ahora debes pasar de las palabras a los hechos: abrázalo, bésalo, mímalo. Si acabáis en la cama, no escatimes felaciones, succiones y todo tipo de caricias íntimas propinadas con sumo cuidado y romanticismo. Tienes que dejar claro que es a él (y a nadie más) a quien deseas, amas y respetas. Después, pórtate bien durante una laaarga temporada: quédate en casa, cúbrelo con detalles, cocina para él… Y por supuesto, ni se te ocurra volver a engañarlo (al menos por ahora) porque sería fatal. Como dice el sexólogo Eugenio López, “es normal que, durante una temporada, el chico desconfíe y haya alguna que otra discusión”. Pero, con un poco de suerte, todo volverá poco a poco a su sitio. Eso sí, todo tiene un límite: si tras un largo periodo de tiempo no te perdona, deja de humillarte y aléjate de él. Tal vez el tiempo cure sus heridas y quizás (sólo quizás) en un futuro podáis retomar vuestra relación. Si no, todavía puedes rebuscar en la agenda de tu móvil… porque seguro que no has borrado el número de teléfono de aquel chico tan sexy con el que fuiste infiel, ¿no?

Cosmopolitan, Julio 2012

—————————————-

Bien, estos son los mensajes que estas autoproclamadas feministas nos lanzan con este artículo:

1. Las mujeres estamos, por naturaleza, más predispuestas a sacrificarnos y tragar con una infidelidad.

2. Podemos seguir solucionándolo todo con unas “lagrimillas de cocodrilo”, o incluso con uno de esos “vahídos” tan de moda en siglos pasados. ¿Por qué no? Todo sea por no utilizar argumentos sinceros y razonados.

3. Siempre se puede solucionar todo inventando una supuesta agresión sexual. De este modo, el hombre que tuvo el mal gusto de acostarse contigo acabará acusado de violador, tú echarás por tierra la credibilidad y seriedad de miles de casos verdaderos de agresión sexual, y de paso te asegurarás de que la reputación de ” víbora calculadora” de las mujeres tenga fundamento real.

4. Si nada de esto funciona, siempre podemos utilizar el sexo para conseguir lo que queremos. Claro que sí, mujer. Eso es moderno y liberal.

5. No importa que no consigas mantener una relación basada en la complicidad, la confianza mutua y el amor. Sólo debes asegurarte de que se mantiene a tu lado (lo que no consigo entender es si ello es debido a motivos sociales, económicos, o váyase usted a saber). Esta mujer del siglo XXI es un verdadero primor.

 

En fin, estoy segura de que me salto muchas más perlas implícitas en el artículo, pero ya me canso de tanta insensatez.

Hasta la próxima…

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Artículos