Archivo de la etiqueta: mujer

Escúchame

Contra la trata de personas. Cortometraje dirigido por Mabel Lozano e interpretado por Svetlana Demidovich, la misma chica rusa de 18 años que protagonizó la historia en la vida real. El corto analiza la relación existente entre la demanda del servicio y el tráfico de personas, otorgando su parte de responsabilidad al cliente.

 

Escúchame / Listen to me

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Documentales

La violación “legítima”

Cuando escuché en la BBC  la controversia creada por el congresista norteamericano Akin, pensé que no había entendido bien la expresión “legitimate rape” (“violación legítima”). Una vez confirmado el hecho de que mi inglés funcionaba perfectamente y que era más bien el cerebro del congresista el que no iba tan bien, empecé a alucinar.

Y en realidad no sé por qué alucino. Aún nosotras mismas hemos interiorizado completamente ese concepto de violación que intentan vendernos. Para que te violen tienes que estar ante un hombre desconocido, que te asalta en un callejón oscuro, que te agrede físicamente para poder controlarte mientras gritas, pataleas y arañas. Eso sí es una “violación legítima”, sí señor.

Si no se dan estas circunstancias, quizás deberías plantearte si realmente has sido violada…

Me siento sobrecogida cuando pienso en todas esas mujeres en todo el mundo que no han denunciado una agresión sexual porque fueron agredidas por sus maridos o novios de instituto, porque en realidad iban vestidas muy provocativas y se sienten culpables, o porque comenzaron una relación consentida que se volvió agresiva, amenazante o humillante y no pudieron hacerla parar.
Y lo más probable es que, si se sinceran con amigas, madres o profesoras, éstas les hagan ver que, en efecto, no se trataba de una violación. ¿Cómo va a violarte tu novio, si estás con él porque tú quieres? ¿Cómo va a tratarse de una violación si estábais ambos en tu habitación, besándoos y casi sin ropa?

En fin. Supongo que a eso es a lo que se refería el Sr. congresista cuando hablaba de “violaciones no-legítimas”.

Necesito el feminismo porque mi sociedad me dice constantemente cómo vestir, dónde no ir por la noche, y que no puedo salir sola por si me violan. Y sin embargo no enseña a los chicos a no violar.

Seguimos siendo las culpables de las violaciones. Seguimos siendo unas histéricas que inventan culpables cuando nos arrepentimos de haber mantenido relaciones sexuales. Seguimos siendo las que provocamos dichas situaciones llevando determinada ropa o adoptando ciertas actitudes “facilitadoras”. Seguimos pensando “sí” en el fondo, aunque digamos alto y claro “no”. Seguimos temiendo que nuestros hijos sean acusados injustamente de agresión sexual, aunque no cuestionamos su libertad, mientras que tememos que nuestras hijas sean violadas y por ello limitamos sus movimientos.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos, Noticias

Cosmopolitan y las mujeres modernas

 

Un buen día de verano me gasto un dineral en comprar todas las revistas femeninas que encuentro en el quiosco de mi pueblo. No, no decido provocarme un ataque de estupidez aguda; pretendo hacer un análisis de sus contenidos.

Y cuando ya pasé de la Super-Pop, la Bravo, y la Touch… BINGO! La Cosmopolitan me ofrece una joyita en bandeja. Qué mejor muestra del ideal de mujer que estas revistas tratan de “normalizar”: la especie listilla frivolarum,  autóctona de zonas hiper-consumistas y con acceso a series del tipo Sexo en NY.

Pero vean ustedes el artículo y juzguen por sí mismas:

Cómo consigo que perdone una infidelidad

“Le he puesto los cuernos a mi chico y me ha pillado. ¿Qué hago?” Rezar: todavía queda alguna posibilidad de salvar lo vuestro.

 

“La mujer perdona las infidelidades, pero no las olvida. El hombre olvida las infidelidades, pero no las perdona”. Esta frase del escritor Severo Catalina es un hecho avalado científicamente: un estudio de la Universidad del País Vasco ha revelado que las chicas perdonan más fácilmente una infidelidad que los chicos.
Maite Garaigordobil, psicóloga, cree que esto sucede porque “las mujeres tienen más capacidad empática que los varones; y la falta de rencor y la comprensión son fundamentales a la hora de perdonar”. El hombre engañado, sin embargo, se siente herido en su virilidad y muchas veces prefiere cortar por lo sano, como hizo, por ejemplo, Marc Anthony al descubrir los cuernos de Jennifer Lopez. Por eso, si has tenido un desliz con otro chico y tu novio se ha enterado, ten presente que te va a costar un triunfo lograr que todo vuelva a ser como antes. Pero no es imposible… ¡y nosotros vamos a ayudarte con un buen puñado de consejos!

EXPLÍCATE Y EXCÚSATE

“Cariño, no es lo que parece”. Estas socorridas palabras, que hemos escuchado en tantas y tantas películas, siguen dando buenos resultados. Por supuesto, la frase no es un “abracadabra”, no hace milagros, y debe ir seguida de coherentes explicaciones y excusas. Pero, antes de nada, pide perdón y dile que lo sientes mucho y que estás muy enamorada de él. Si tus palabras van acompañadas por algunas lagrimillas (aunque sean de cocodrilo), mejor que mejor. Luego despliega todo tu arsenal de excusas. Por ejemplo, decir que eran las 6 de la mañana y estabas muy, muy borracha (o, mejor aún, que alguien echó “algo” en tu Gin Tonic ) puede ser un buen atenuante. Acto seguido suaviza el efecto de lo que hiciste: déjale claro a tu novio que “lo que pasó” fue un accidente sin importancia y casi ni te acuerdas de la cara de tu efímero “amante”.

Y, finalmente, tienes que “transferir la culpa” o proyectarla hacia otra persona: puedes presentar a tu circunstancial amante como un sátiro, casi un “acosador”, que se te echó encima y tú no tuviste más remedio que ceder y dejarte hacer, porque estabas débil y (sí, puedes repetirlo) en avanzado estado de embriaguez.

Guarda también un poquito de culpa para tu mismísimo novio, que eso siempre cuela: aprovecha cualquier cosa que haya pasado últimamente y transformala en escudo. Por ejemplo, si ha quedado con una ex, si ha hecho horas extra en la oficina o si ha tardado demasiado en pasear al perro, déjaselo caer. Y si tuvo un “desliz” en el pasado, es imprescindible que lo saques a colación. Sí, es un juego un poco sucio… ¡Pero siempre funciona!

HAZ MIL MÉRITOS

¿Tu novio ya no echa sapos y culebras por la boca, esboza una sonrisa y hasta deja escapar algún gesto de cariño? Buena señal: aunque todavía esté dolorido, el chico está intentando considerar que pudiste cometer un error y buscando justificaciones para creer en ti. Así que ahora debes pasar de las palabras a los hechos: abrázalo, bésalo, mímalo. Si acabáis en la cama, no escatimes felaciones, succiones y todo tipo de caricias íntimas propinadas con sumo cuidado y romanticismo. Tienes que dejar claro que es a él (y a nadie más) a quien deseas, amas y respetas. Después, pórtate bien durante una laaarga temporada: quédate en casa, cúbrelo con detalles, cocina para él… Y por supuesto, ni se te ocurra volver a engañarlo (al menos por ahora) porque sería fatal. Como dice el sexólogo Eugenio López, “es normal que, durante una temporada, el chico desconfíe y haya alguna que otra discusión”. Pero, con un poco de suerte, todo volverá poco a poco a su sitio. Eso sí, todo tiene un límite: si tras un largo periodo de tiempo no te perdona, deja de humillarte y aléjate de él. Tal vez el tiempo cure sus heridas y quizás (sólo quizás) en un futuro podáis retomar vuestra relación. Si no, todavía puedes rebuscar en la agenda de tu móvil… porque seguro que no has borrado el número de teléfono de aquel chico tan sexy con el que fuiste infiel, ¿no?

Cosmopolitan, Julio 2012

—————————————-

Bien, estos son los mensajes que estas autoproclamadas feministas nos lanzan con este artículo:

1. Las mujeres estamos, por naturaleza, más predispuestas a sacrificarnos y tragar con una infidelidad.

2. Podemos seguir solucionándolo todo con unas “lagrimillas de cocodrilo”, o incluso con uno de esos “vahídos” tan de moda en siglos pasados. ¿Por qué no? Todo sea por no utilizar argumentos sinceros y razonados.

3. Siempre se puede solucionar todo inventando una supuesta agresión sexual. De este modo, el hombre que tuvo el mal gusto de acostarse contigo acabará acusado de violador, tú echarás por tierra la credibilidad y seriedad de miles de casos verdaderos de agresión sexual, y de paso te asegurarás de que la reputación de ” víbora calculadora” de las mujeres tenga fundamento real.

4. Si nada de esto funciona, siempre podemos utilizar el sexo para conseguir lo que queremos. Claro que sí, mujer. Eso es moderno y liberal.

5. No importa que no consigas mantener una relación basada en la complicidad, la confianza mutua y el amor. Sólo debes asegurarte de que se mantiene a tu lado (lo que no consigo entender es si ello es debido a motivos sociales, económicos, o váyase usted a saber). Esta mujer del siglo XXI es un verdadero primor.

 

En fin, estoy segura de que me salto muchas más perlas implícitas en el artículo, pero ya me canso de tanta insensatez.

Hasta la próxima…

2 comentarios

Archivado bajo Artículos

Situación de la mujer en el mundo

Este es uno de los mapas que la página Womanstats.org ofrece, en relación a las estadísticas sobre la mujer en el mundo. Esta imagen en particular nos muestra como, sin excepción, las mujeres siguen siendo ganado en manos de proxenetas a lo largo de todo el mundo. Los países más oscuros ni siquiera han ilegalizado el tráfico de mujeres…

 

La mutilación genital femenina sigue siendo, en 2011 una realidad en los países del África subsahariana, Egipto y Arabia Saudí, pero también en el sudeste asiático y en países sudamericanos como Perú. España también tiene mucho trabajo que hacer al respecto, aplicando políticas educativas y preventivas entre la población que la practica.

 

Quizás aquí la pregunta sea ¿dónde está una mujer totalmente a salvo? Dentro de los países europeos, España ocupa un lugar privilegiado, pero… Si tenemos en cuenta la realidad social de nuestro país, las agresiones no denunciadas o los asesinatos que no se clasifican como “violencia de género” por falta de pruebas, da escalofríos pensar en cómo será vivir en los países más oscuros de este mapa… Recordemos que las mujeres en el mundo tienen más posibilidades de morir a manos de un hombre que por cáncer, malaria, accidentes de coche o guerras (todo junto).

La página muestra muchos más mapas, relacionados con la libertad de movimientos de la mujer, la edad de matrimonio, la equidad legal o la poligamia. Muy recomendable.

Deja un comentario

Archivado bajo Artículos

Lover Boys

Lover Boys – Witness – Al Jazeera English.

 

Esta es la historia de Ibrahim, un holandés-marroquí luchando contra el tabú de la explotación sexual en su país.

Me involucré en la Lover Boysbatalla contra el tráfico humano – y particularmente contra los jóvenes proxenetas llamados “Lover Boys“- en 2003.

Es un término demasiado agradable para poder transmitir el horror de sus acciones: comprar regalos y ropa cara a chicas para, poco a poco, controlar sus vidas y finalmente forzarlas a prostituirse.

En Holanda, muchos Lover Boys – y algunas de sus víctimas- son de origen marroquí. Fue la conexión al país de mis propias raíces lo que me inspiró para recabar más información sobre ellos y sus prácticas.

Los Lover Boys suelen seducir a las chicas con regalos y promesas de dinero fácil. Pero cuando esas chicas son de su propia comunidad, también usan la cultura de esa comunidad para sus propios fines. Una vez que una chica de dicha comunidad pierde su virginidad con un Lover Boy, ésta no tendrá muchas más opciones que quedarse con él, ya que no es probable que los demás hombres de su comunidad quieran casarse con ella.

Sabíamos que atrapar a estos chicos no sólo sería una tarea para la policía, sino que requeriría adquirir ventaja con respecto a ellos: usar las fuerzas dentro se su comunidad para prevenir y utilizar el poder del Islam y nuestros imanes, los cuales disfrutan de una importante posición estratégica en la comunidad marroquí.

Muchos de los chicos jóvenes dentro de esta modalidad de crimen no tienen miedo de un juez, de la policía o del sistema judicial, pero son sensibles a los estándares de honor dentro de su propia comunidad, y escucharán a los imanes. Después de todo, son musulmanes.

“Usan promesas de amor, romance e incluso matrimonio para ganarse la confianza de las jóvenes, que después son engañadas para trabajar como prostitutas… Pero el hecho de que el proxenetismo sea legal en Holanda hace que sea muy fácil para ellos trabajar sin llamar la atención.”

 

Planeamos enfrentarnos a ellos a través de métodos directos e indirectos, teniendo la propaganda contra el proxenetismo como objetivo principal. Nuestra finalidad era conseguir que los proxenetas sufrieran el desprestigio, convertirlos en el hazmerreír de su comunidad y crear un ambiente en el que, si eres un proxeneta, eres considerado el mayor perdedor: un hombre sin honor y el más abyecto de los criminales.

Inicialmente, dos imanes (Abu Bakr el Fadil y Ahmed el-Ouazzani) empezaron el proceso de recogida de información y empezaron a servirse de la plegaria del viernes para lanzar una campaña acerca de la criminalidad juvenil, especialmente centrada en el problema de la prostitución forzada y el proxenetismo entre la juventud marroquí.

Después de un tiempo creé una red de imanes, incluyendo a imanes muy conocidos como Sheikh Shershaby, Sheikh Jneid Fawaz y Sheikh al-Bakkali, que llevaron la batalla contra los Lover Boys a nivel nacional.

También empezamos una campaña informativa para alertar a las jóvenes sobre las prácticas de los Lover Boys, y trabajamos para informar a sus padres acerca de las prácticas de nuestros jóvenes.

También visité varios juzgados a lo largo de Holanda y presencié casos de Lover Boys en Utrecht, Den Bosch, Rotterdam, Arnhem y La Haya. Asistí a juicios de jóvenes que traficaban con personas. Desafortunadamente, muchos de ellos no recibieron castigo alguno, debido a la falta de pruebas o porque sus víctimas retiraban las denuncias. Muchas veces, las víctimas que pude ver en los juicios eran jóvenes holandesas, mientras que muchos de los sospechosos provenían de comunidades inmigrantes (de orígenes turcos, marroquíes, surinameses o antillanos).

Durante ese tiempo, colaboré con Frank Bovenkerk, un profesor de Utrecht que había escrito un libro sobre este asunto. Él me confirmó el mismo perfil: víctimas generalmente holandesas y sospechosos de diferente origen inmigrante. Comenzamos a discutir este asunto con los partidos políticos, y contactamos con el ministro de justicia para saber cómo podríamos ayudarnos los unos a los otros.

Mantuve mi atención en los jóvenes, pero también trabajé con los padres y madres de las jóvenes, que muy a menudo no sabían que sus hijas eran víctimas de un Lover Boy.

Como resultado de nuestros esfuerzos, hemos reducido con éxito el número de hombres marroquíes involucrados en el proxenetismo. Pero recientemente he podido observar la aparición de un nuevo fenómeno: las Lover Girls. Estas chicas suelen trabajar para los Lover Boys, aunque a veces operan solas, convirtiéndose en amigas de la víctima para después arrastrarlas a la prostitución. Ahora, ellas también se han convertido en el objetivo de nuestras campañas informativas.

Ahora que nuestra comunidad se ha percatado de la existencia de los Lover Boys, sus prácticas se han convertido en un tema candente en mezquitas y colegios.

Hemos tenido que enfrentarnos a aquellos grupos y partidos políticos que han pretendido usar el hecho de que jóvenes marroquíes hayan estado involucrados en este tipo de delitos para volver a la población en contra de la comunidad musulmana al completo. Pero la solución radica en educar a la gente joven en nuestra comunidad. Si cuentan con buenos modelos de conducta (buenos hermanos y hermanas), las buenas escuelas y los buenos barrios vendrán después.

El Islam nos enseña a ser buenos padres y modelos de conducta, a obedecer la ley y dar lo mejor de nosotros mismos. Si podemos derrotar a las amenazas de nuestra comunidad y el crimen dentro de ella, entonces podemos vivir en armonía dentro de la sociedad holandesa.

Artículo de Ibrahim Wijbenga, Al Jazeera.

Deja un comentario

Archivado bajo Traducciones

ella, él, ¿ello? Suecia y la neutralidad de género.

 

Para la mayoría de la gente, Suecia es un paraíso para las mujeres emancipadas. Tiene el porcentaje más alto de mujeres trabajadoras del mundo, y las mujeres consiguen dos tercios de todos los diplomas universitarios. La baja parental estándar es de 480 días, y 60 de esos días están reservados exclusivamente para los padres. En 2010, el Foro Económico Mundial designó a Suecia como el país con más igualdad de género del mundo.

Pero para muchos suecos/as, la igualdad de género no es suficiente. Muchos están empujando a la nación nordica a ser, no sólo igualitaria en cuestión de género, sino neutral. La idea es que el gobierno y la sociedad no tolere ningún tipo de distinción entre sexos. Esto significa que la sociedad debería mostrar sensibilidad hacia aquellos que no se identifican ni con el género masculino ni con el femenino, incluyendo el permiso a cualquier tipo de pareja a casarse. Pero esa es la parte menos radical del proyecto. Lo que muchos activistas de la neutralidad de género persiguen es una sociedad que elimine totalmente los roles de género y estereotipos tradicionales, hasta los niveles más cotidianos y mundanos.

Los activistas hacen lobby para que los padres y madres sean capaces de elegir cualquier nombre para sus hijos (actualmente existen sólo 170 nombres unisex reconocidos en Suecia). La idea es que los nombres no deberían estar ligados a un género, así que sería aceptable que unos padres llamaran, por ejemplo, a su hija Juan, o a su hijo Isabel. Una compañía sueca de ropa para niños ha eliminado las secciones de “niño” y “niña” en sus tiendas, y la idea de vestir a los niños/as de modo neutral se ha discutido ampliamente en diversos blogs sobre educación. Este catálogo sueco de juguetes decidió recientemente dar la vuelta a la situación, mostrando a un niño vestido de Spider-Man empujando un carrito de bebé rosa, mientras una niña en vaqueros conduce un tractor amarillo.

La Asociación de Bolos de Suecia ha anunciado sus planes para unificar los campeonatos de bolos masculinos y femeninos, para hacerlo un deporte neutral. Los políticos socialdemócratas han propuesto instalar baños públicos neutros, de modo que los usuarios no se sientan obligados a categorizarse en “hombres” o “mujeres”. Muchas escuelas de infantil han prohibido cualquier referencia al género de los alumnos, y llaman a los estudiantes por sus nombres de pila, o bien se refieren a ellos como “amigos” (N.T.”buddies”, en inglés, no implica género). Creen que esta medida llevará a la práctica las indicaciones del curriculum nacional acerca de que las escuelas de preescolar deberían “luchar contra los patrones de género tradicionales” y dar a los niños y niñas “las mismas oportunidades para desarrollar habilidades e intereses sin verse limitados por los roles de géneros esterotipados”.

Imagen tomada de Time.com

Este mes, el movimiento por la neutralidad de género alcanzó un hito: días después del Día Internacional de la Mujer, un nuevo pronombre, hen, se añadió a la versión online de la Enciclopedia Nacional del país. La entrada define hen como “un pronombre personal neutro que se propone como alternativa a él (han) y ella (hon)”. El anuncio de la Enciclopedia Nacional trajo consigo un encendido debate acerca de la neutralidad de género, que ha estado reflejándose en las columnas de los periódicos suecos, estudios de televisión y blogs de paternidad y feminismo.

Todo ello suscitado, además, por la publicación del primer libro infantil en género neutro, Kivi y Monsterdog. Cuenta la historia de Kivi, que quiere un perro para hen cumpleaños. El autor, Jesper Lundqvist, introduce muchas palabras neutras en el libro. Por ejemplo, las palabras mammor y pappor (mamás y papás) son sustituidas por mappor y pammor.

La palabra hen fue mencionada por primera vez por lingüistas suecos en los 60, y en 1994, el lingüista Hans Karlgren sugirió añadir hen como nuevo pronombre personal, por razones práctias. Karlgren estaba intentando evitar la molestia de él/ella que dificulta la escritura, e inventó una sola palabra que “nos permite hablar de una persona sin especificar su género”. Argumentó que podría mejorar la lengua sueca y darle más matices.

Pero no todo el mundo está de acuerdo con esta política de intromisión en la lengua sueca. En una reciente entrevista para la revista Vice, Jan Guillou, uno de los autores más conocidos del país, se refirió a los defensores de hen como “activistas feministas que quieren destruir nuestra lengua”. Otros críticos creen que puede ser psicológicamente y socialmente dañino, especialmente para los niños. Elise Claeson, columnista y experta en género en la Confederación Sueca de Profesiones, ha declarado que los niños (y niñas) pequeños pueden confundirse con la sugerencia de que hay un tercer género, en medio, justo en un momento en el que sus mentes y cuerpos se están desarrollando. Los adultos no deberían interrumpir el descubrimiento infantil de su propio género y de la sexualidad, concluye Claeson.

Puede que Claeson tenga razón. El sistema educativo sueco ha acogido esta reforma sin reservas, probablemente demasiado rápida y ansiosamente. El pasado otoño, 200 docentes asistieron a una conferencia ofrecida por el gobierno acerca de cómo evitar “los patrones tradicionales de género” en las escuelas. En Egalia, una moderna escuela de preescolar en Estocolmo, todo -desde la decoración a los libros y juguetes- está cuidadosamente seleccionado para promover una perspectiva igualitaria de género, y para evitar presentaciones tradicionales de género y roles paternos. Los profesores intentan exponer a sus alumnos a las menos “expesiones de género” posibles. En Navidad, el personal de Egalia reescribió un villancico tradicional a “hen hace tartas todo el día”. Cuando los estudiantes juegan a las casitas, se les anima a incluir a “mamá, papá y niño/a” en sus familias imaginarias, así como a “papá, papá, niño/a”, “mamá, mamá, niño/a”, o cualquier otra combinación.

Imagen tomada de Gender and Technology Spring 2009.

 

Aquellos que piensan que la igualdad de género o la neutralidad de género debería ser algo intrínseco en una sociedad moderna, probablemente estén de acuerdo en instaurar dichos valores desde tan temprana edad. El partido ecologista ha sugerido, incluso, poner “pedagogos de género” en cada escuela de preescolar de Estocolmo, que puedan actuar como vigilantes. Pero por supuesto, los preescolares no pueden enarbolar argumentos a favor y en contra de las intervenciones lingüísticas, y no conciben o analizan los roles de género de la forma que nosotros lo hacemos.

Irónicamente, en el esfuerzo por liberar a los niños suecos de la llamada conducta normativa, los defensores de la neutralidad de género les están imponiendo una nueva serie de normas: ciertas formas de juego se convierten en tabú, la lengua se regula, y las interacciones y actitudes de los niños son detenidamente observadas por los docentes. Una escuela sueca se deshizo de sus coches de juguete porque los niños los “clasificaban desde una perspectiva de género”, dándoles un estatus más alto que a otros juguetes. Otra escuela de preescolar eliminó el “tiempo libre de juego” de su horario porque, como dijo un pedagogo del centro, es cuando los niños juegan libremente cuando “nacen y se asientan los patrones de género estereotipados. En el juego libre existe la jerarquización, la exclusión y la semilla para el bulling”.
Y así, cada detalle de las interacciones de los niños se controlan milimétricamente por parte de los preocupados adultos, que acaban problematizando cada aspecto de la vida de sus hijos, desde cómo forman vínculos de amistad a qué tipo de juegos juegan y qué tipo de canciones cantan.

Este artículo es una traducción personal del artículo Sweden’s New Gender-Neutral Pronoun: Hen, de http://www.slate.com. Podéis consultar el artículo original aquí.

4 comentarios

Archivado bajo Educación Social, Traducciones

Contribuiré a algo… si consigo sobrevivir.

Mozhdah Jamalzadah, veinti-muchos, réplica afgana de Oprah, nos habla acerca de bombas, superar amenazas de muerte e inspirar a los jóvenes afganos.

Me despierto con el húmedo aroma del invierno y el olor del guiso de carne y arroz con comino borboteando desde mi cocina. No soy de levantarme muy temprano. Mis ojos se abren sobre las 10am algunos días, y me lleva un poco el levantarme realmente de la cama. Tengo mala visión, así que todo se ve borroso al principio. Siento el suave pelaje de mis tres gatos Alex, Rambo y Noballs, que duermen conmigo. Busco mis gafas y me levanto. Me doy una ducha, me pongo los rulos en el pelo, me maquillo y me visto. Para entonces ya es mediodía.

Vivo en una casa de 5 habitaciones y dos pisos con mi mejor amiga, Toba, una cooperante afgano-canadiense. Si mi cocinera tiene algo listo, como algo de arroz con carne, con un poco de fruta de postre.
Mi casa tiene un majestuoso jardín con manzanos, granados y vides. Pero también tiene alambre de espinos rodeándolo, y a ambos flancos del edificio hay guardas armados.

Mi familia escapó de Kabul durante la invasión soviética, cuando yo tenía 5 años, y se asentaron en Vancouver. Eran liberales y abiertos de mente. Yo podía llevar la ropa que quería, y estudié filosofía, política, ópera y periodismo. Me esforcé en convertirme en cantante. Pero en 2009 recibí una oferta para trabajar en Kabul y ahora soy co-presentadora de Afghan Star, que es como American Idol (Operación Triunfo en España), y estoy haciendo la segunda temporada de El Show de Mozhdah, un talk-show al estilo de Oprah. Discutimos temas como la violencia de género, la salud de la mujer o el abuso a menores, e invitamos a artistas y cantantes también.

Esta canción está dedicada a las valientes víctimas del ácido de Kandahar. “No dejaré de ir a la escuela… Estoy estudiando para poder construir nuestro país.”

 Tengo que elegir ropa conservadora: blusas largas que cubran la parte de atrás, un pañuelo en la cabeza, pantalones no ajustados… Una vez, no llevé pañuelo durante un episodio, y se me veía la clavícula. El gobierno canceló el programa.

Tengo un conductor y un guarda armado, y me compré un Toyota Corolla que no llamara mucho la atención, mejor que los llamativos todoterrenos que los extranjeros conducen aquí. En el coche me cubro de modo que sólo se me vean los ojos, y mantengo la cabeza baja. Llevo una pistola de 9mm, por si acaso.

Algunos días dan miedo en esta ciudad. No hace mucho, un terrorista suicida se inmoló en el supermercado Finest, justo al lado de mi casa. Yo acababa de volver de una captación de fondos en Los Ángeles, abrí la nevera y vi que no había nada. Estaba muy perezosa y con jet-lag, así que decidí tomarme un café antes de ir a comprar al supermercado. Entonces Toba me llamó, preguntándome dónde estaba. “Estoy en casa”, le dije. “Gracias a dios!”, contestó ella. “Acaban de atacar el supermercado!”. Puse la tele y, dios mío, estaba en shock. El supermercado estaba completamente en llamas. Salía fuego por las puertas. Murieron algunos, otros resultaron heridos. Un niño pequeño miraba a su alrededor frenéticamente, llorando. Y yo había estado a punto de ir a comprar allí!
Supongo que no era mi hora. Estuve muy, muy triste. Creo que el infierno puede encontrarse aquí, en la Tierra. Si quieres verlo por ti misma, ven a Afghanistán.

Normalmente filmamos dos shows de Mozhdah al día. En el estudio me encuentro con el director y productor, repaso las preguntas que voy a hacer, y empezamos a grabar. La temática es controvertida: asuntos como el divorcio suelen dejarse para la esfera más privada aquí. Pero los afganos me lo piden. Viajan desde la otra punta del país para venir como audiencia. Una mujer del programa nos contó que su marido dejó de pegar a sus hijos después de ver nuestro programa sobre el abuso a menores.
Entre un programa y otro, comemos en la cantina de los estudios. Me cambio de ropa, me maquillo para el segundo programa y, para las 5, ya tengo dolor de cabeza: estoy reventada.

Algunos afganos, aquí y en el extranjero, no aprueban mi ropa y el hecho de que cante y baile en mis videos. Recibo amenazas (algunas religiosas, otras simplemente violentas, por parte de hombres y de mujeres) en Youtube y Facebook. Una decía: “Alguien debería ponerte una bala en la cabeza. Eres una vergüenza para los afganos. Deberíamos violarte”. Mis enemigos incluso extendieron el rumor de que había sido secuestrada y asesinada, llegando hasta las noticias nacionales. Aquello me asustó lo suficiente como para irme a Vancouver durante unas semanas, pero volví, decidida a seguir con mi programa. La policía de Kabul no mueve un dedo para proteger a las mujeres como yo.

Irónicamente, gusto más a los afganos de aquí que a aquellos que están en el extranjero. Los jóvenes afganos están hartos del conservadurismo y quieren cambiar, pero en Occidente están intentando aferrarse a su cultura con todas sus fuerzas, y viven en una burbuja. Cuando los niños me ven aquí, me hacen fotos y me siguen a todas partes. Veo que estoy cambiando las cosas.

Después del trabajo, a veces voy a algún restaurante extranjero con mis amigos o familia. Esas son mis ùnicas salidas. Ya que estoy encerrada en la casa la mayor parte del tiempo, la convertí en norteamericana, de modo que puedo sentir que estoy en Vancouver cuando tengo morriña. Mis estanterías están repletas de libros en inglés (El Código da Vinci, Committed…). Uso el satélite muchísimo: Friends, Dos Hombres y Medio, American Idol… Es imposible calentar una casa tan grande en invierno cuando no hay una fuente de energía en la que puedas confiar, ni calefacción central. Llevo muchas capas de ropa para mantenerme calentita, y me meto en la cama antes de lo que me gustaría. Me quedo dormida sobre las 2am.

Una entrevista de Fariba Nawa.


Ésta es una traducción personal de un artículo publicado en el Sunday Times Magazine (UK). Para leer el artículo original, pulsa aquí.

Deja un comentario

Archivado bajo Traducciones

¿Dónde están los modelos de conducta de las chicas británicas?

Ésta es una traducción personal de un artículo de opinión publicado en Al Jazeera. Para consultar el artículo original: http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2012/02/20122181431205894.html

Las chicas jóvenes reciben los mensajes equivocados de una sociedad obsesionada con la fama y las celebrities.

Londres, Reino Unido – Lucy Vixen, una chica de 22 años de Warwick, está frenética. “No puedo creerlo, no puedo creer que todo el mundo votara por mí”. Entonces me cuenta emocionada: “Salí la otra noche y fui atacada (no en el mal sentido, se apresura a aclarar) por todas esas fantásticas chicas. Decían “te queremos, te apoyamos, eres nuestra ídolo y nos encantaría ser como tú”.
Lucy es la ganadora del concurso “Page 3 Idol” del periódico The Sun para 2012, venciendo a miles de chicas de Gran Bretaña que mueren por salir en los tabloides. A lo largo de la entrevista, no hablamos de hombres hasta le pregunto lo que opinan sus padres acerca de su posado con la más mínima ropa interior.
“Están de acuerdo; mi padre es mi mayor fan, después de mi madre, por supuesto”, responde. “De hecho, justo esta semana le he enseñado mi última portada de revista”.
“¿Y estabas en topless?” pregunto. “Sí”, ríe. “Mi padre me dice “A por ello, chica”. Si yo estoy feliz, él es feliz”.

Mientras hablo con Lucy, percibo cuánto se preocupa por las mujeres. Me habla acerca del vínculo fraternal que comparte con las demás modelos de la Page 3, donde “todas cuidamos de todas” y lo halagada que se siente por que otras chicas quieran ser como ella. Dice que siente la responsabilidad de no hacer dieta, para mostrar a sus fans que es “normal”, como ellas.
“No estoy delgada”, resalta. “De hecho, soy demasiado grande para una chica Page 3; soy una talla 12 (40 en España). Pero ahora estoy encantada con mi cuerpo. No solía estarlo; solía pensar que estaba gorda, pero luego empecé a aceptar lo que soy y quién soy. Siempre le digo al fotógrafo: “Asegúrate de que no me retocas, si hay alguna imperfección, déjala donde está”. Quiero que las chicas sepan que soy real, no falsa y pasada por el Photoshop”.

Me cuenta que tiene el doble de fans entre las chicas que entre los chicos, y que eso es de lo que está más orgullosa. Le pregunto sobre su visión acerca del feminismo. Le explico que, si tuviera una hija, no querría que se quitara la ropa para que los hombres la observaran, y que desnudarse no hace a las mujeres ningún favor, porque nos presenta como “objetos” que son juzgados y valorados sólo por su apariencia.

“Entiendo tu punto de vista, y si tuviera una hija probablemente tampoco la animara, pero si quisiera hacerlo, no la detendría”, responde Lucy. “Pero también es mi decisión el hacer esto, y eso me confiere mucho poder como mujer. Puedo ganar entre 500 y 1.000 libras por un día de trabajo. Yo no era muy buena en la escuela, y habría tenido que trabajar semanas en un super para poder ganar ese dinero”.
Habla con gran convicción, y afirma categóricamente: “Lo veo simplemente como un trabajo. No aspiraría a ser alguien como Katie Price, que ha vendido y revelado cada detalle de su vida para ganar dinero. Sólo estoy haciendo lo mejor que puedo con lo que tengo. Las mujeres tienen que cuidarse de sí mismas, vivimos en una sociedad diferente hoy en día, ya no estamos en los ’50. Soy una chica independiente, ganando su propio dinero. Page 3 seguirá ahí tanto si lo hago como si no. Cualquiera puede ver porno en internet gratis, los famosos posan en ropa interior para las grandes marcas y se acepta: los tiempos están cambiando.”

Definitivamente, los tiempos están cambiando. La Encuesta sobre la Actitud de las Chicas del 2011 de la Guide Assosiation ofrece una alarmante información. El noventa por ciento de las adolescentes entrevistadas dijeron que la televisión y las revistas se centran demasiado en la apariencia de las mujeres en lugar de en los logros que alcanzan.
El setenta y dos por ciento están de acuerdo con que necesitamos más mujeres en el parlamento y en los negocios, y cuando se les preguntó “¿Qué mujer es el mejor modelo de conducta para tu edad?”, Cheryl Cole consiguió la posición más alta con un 44%. Parece que la determinación de la creadora de imperios y filántropa Oprah Winfrey (12%) y los logros de JK Rowling (1%), autora del best-seller más vendido de la historia, no impresionan mucho a las adolescentes británicas.

Cuando pregunté a mi hermana pequeña y sus amigas sobre lo que pensaban sobre los logros de Florence Nightingale, Emmeline Pankhurst o Mary Wollstonecraft, sus ojos me miraron interrogantes. […] “Sí, son mujeres increíbles, pero no sabemos mucho de ellas. Nunca hemos oído hablar de ellas, así que no van a ser nuestros modelos de conducta, ¿no?”

Obsesionados con las celebrities

Gran Bretaña está obsesionada con las celebrities, y los medios de comunicación están obsesionados con el sexo y el escándalo. Tristemente, el recientemente desaparecido News of the World era el “periódico” más vendido en Gran Bretaña los domingos.
Las chicas son bombardeadas con famosos dando consejos sobre cualquier cosa. Veamos ejemplos de la prensa de esta semana: “Cómo perder una libra en un mes”, “Cómo conquistar a tu jefe en el trabajo y a tu hombre en la cama”, “Cómo actuar como si en realidad no te interesase cuando en realidad quieres casarte y tener hijos con él y ser felices para siempre”.

“Existe una cultura fácil de la celebrity perpetuada en nuestra sociedad. Es totalmente explotadora, y presenta una visión distorsionada sobre la vida a nuestras futuras generaciones”.

No puedes pasear por la calle sin ver a las celebrities en las portadas de las revistas, vendiendo de todo, desde ropa interior, blanqueadores dentales, bronceado instantáneo, pestañas falsas, hasta pelucas. Y no olvidemos la fuerza transmisiva de los “reality shows”, en los que los productores están convencidos de que es una actitud responsable el mostrar a adolescentes de compras, conduciendo coches caros, saliendo de marcha y discutiendo: todo en un mismo día, por supuesto.
Pero no es la realidad; de verdad, no lo es. Preste atención a los adolescentes de la calle, esforzándose por conseguir un trabajo, estudiando y trabajando para costearse sus sueños mientras pasan los apuros que la vida nos hace afrontar: eso es lo representativo de la Gran Bretaña real.

Qué deprimente debe ser para futuras generaciones el observar las estupideces prefabricadas y banales, que les hacen sentir inadecuados frente a tales valores superficiales e irrelevantes. […]

Me pregunto qué tipo de responsabilidad moral y ética han estado eligiendo los productores televisivos a la hora de elegir a quién y qué mostrar a su joven e impresionable audiencia. […]
La doctora Helen Wright, presidenta de la Girls Schools Association, ha expresado su preocupación acerca de una sociedad británica “obsesionada con la apariencia por encima de la sustancia”. Hablando con Al Jazeera, la Dra Wright, que es también directora de un colegio femenino, dijo: “Existe una cultura fácil de la celebrity perpetuada en nuestra sociedad. Es totalmente explotadora, y presenta una visión distorsionada sobre la vida a nuestras futuras generaciones”.

La Dra Wright, que tiene tres hijos pequeños, cree que debería existir un órgano con responsabilidad sobre aquello sobre lo que la sociedad británica se sostiene, mientras se sigan recompensando estas aspiraciones y estilos de vida deformes. “Estamos traicionando a nuestras jóvenes dándole glamour y aceptando los fáciles logros de las celebrities, algo que puede llegar a ser muy atractivo para adolescentes y niños que buscan una dirección en la vida” dijo. Animó a las chicas a tener el valor de “ser ellas mismas” y no conformarse con aspiraciones “explotadoras y amorales” que no resultarán en un futuro enriquecedor o con significado.

¿Dónde están las mujeres?

[…]
¿Dónde están los modelos de conducta femeninos en nuestro gobierno? Está claro que hay una ausencia evidente de mujeres en Westminster. Investigaciones del LSE mostraron que el gabinete británico está a la cola de muchos países europeos, con sólo un 20% de mujeres. […] Si se compara el gabinete británico con el de países como Francia (33%), Alemania (37%) o España (53%), no es difícil preguntarse si esta presencia raquítica de mujeres en política sirva de poca referencia a las jóvenes.

Los padres deben tomar partido y darse cuenta de que la venta de kits de maquillaje para que niñas de dos años estén “más guapas” no es aceptable.

 Citando otro entorno saturado de hombres, ¿dónde estaban las mujeres en la lista de la BBC para las Personalidades Deportivas del Año? ¿No se echan en falta nombres como Beth Twaddle, Jessica Ennis o Rebecca Adlington?
Este es otro ejemplo de la pobre representación de la mujer en la sociedad y el mass media, un asunto que pone a Emma Moore, fundadora de Pinkstinks, de muy mal humor. Pinkstinks se estableció en 2008 para hacer campaña en contra de los estereotipados modelos de conducta para las jóvenes, y se esfuerza en promover modelos de conducta femeninos “reales”, que alcancen logros “reales”.

 Hablando con Al Jazeera, Moore dijo que la falta de modelos de conducta femeninos consistentes inspiraron a ella y su hermana a dejar de hablar de ello y hacer algo al respecto. “La cultura británica se ha pornificado totalmente. Los hombres piensan que es normal, y esperan que las mujeres no tengan ningún pelo en el cuerpo y, dios mío, si los tiene, deberá ser una lesbiana peluda. La sociedad piensa que es positivo para la mujer el asistir a clases de striptease los sábados por la mañana, animándolas a sacar el máximo de su femineidad: ¿qué tipo de mensaje irresponsable está enviando esto a nuestras jóvenes? ¿Que tienes que conformarte con lo que la industria del sexo quiere, para poder ser aceptada como una mujer?”
 Moore, que tiene dos hijas de 5 y 9 años, dice que tenemos una situación preocupante en el Reino Unido, donde la gente es aplaudida por el mero hecho de ser famosa, haciendo creer a las jóvenes que ése es el tipo de mujer al que deberían aspirar.
“Nosotras lo llamamos rosificación (pinkification, en inglés), explica. “Se enseña a las chicas, literalmente desde que nacen, que tu apariencia es lo más importante en la vida. Debes estar siempre perfecta y femenina para ser una WAG (del inglés Wife And Girlfriend, o Esposa y Novia, término asociado a mujeres que pasan su tiempo yendo de compras y gastando dinero).” Moore lanza una pregunta: “¿Cuántas científicas increíbles podrían nombrar nuestras jóvenes?” como ejemplo. ¿Son sus logros aplaudidos en la sociedad moderna?
Tristemente, no lo son. Apunta: “Mira a Disney, por ejemplo. Debería asumir responsabilidades por cebarnos con una dieta enfermiza de princesas de rosa centelleante. Los padres deben tomar partido y darse cuenta de que la venta de kits de maquillaje para que niñas de dos años estén “más guapas” no es aceptable. Hasta que no boicoteemos esto, el modelo de conducta femenino seguirá siendo todo aquello que está mal en nuestra sociedad británica”.

Pregunto a Moore acerca de los modelos de conducta de sus hijas. Me contesta que su hija de 5 años es aún un poco joven para apreciar un buen modelo de conducta femenino, pero pregunta directamente a su hija de 9. La niña lo piensa bien y elige “Mamá”, pero después de decirle que eso es estupendo pero que no cuenta, finalmente elige a Rebecca Adlington “porque hace natación y quiere ir a las Olimpiadas”. Se esfuerza en pensar en alguien más como modelo de conducta femenino moderno al que aspirar, lo cual es una verdadera pena, pero sin duda, lo dice todo.



Siobhan Courtney es una periodista freelance y escritora británica.

Deja un comentario

Archivado bajo Educación Social, Traducciones

La trampa de los microcréditos

Es muy difícil y muy duro pensar que el hombre -y el sistema al que representa- que acabáis de ver arriba en el trailer de esta película-documental, está haciendo la vida imposible a miles (yo diría millones) de personas en Bangladesh, Nigeria, Méjico y otros países en vías de desarrollo.
Es muy duro pensar que los millones de euros que los países occidentales (gobiernos, organizaciones, individuos como nosotr@s) han donado a su proyecto han servido para alimentar a otra banca más, no a una banca diferente.
Pero es la realidad, y se debe conocer cuanto antes. El documental al que os enlazo más abajo ha revolucionado el concepto del microcrédito. Muchos economistas y cooperantes contra la pobreza venían alzando la voz contra un modelo de crédito que cobra de un 30 a un 125% de interés, que presiona y amenaza a sus deudores y provoca olas de suicidios en Bangladesh. Ahora todo ha salido a la luz, y la verdad ha salpicado a este hombre, Mohammad Yunus, Premio Nobel de la Paz.
Documental imprescindible.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-muhammad-yunus-premio-nobel-de-la-paz-2006/1076247/

Deja un comentario

Archivado bajo Documentales

Afghan Star

Increíble documental sobre la revolución que ha supuesto el “programa de televisión en el país afgano, donde hombres y mujeres se atreven a bailar y cantar sobre un escenario, tras dejar atrás una dictadura en la que se llegó a acabar con todos los pájaros que anidaban en Kabul para acallar su malévolo trinar.
Sus participantes arriesgan sus vidas y soportan amenazas diarias para aprovechar el poder de la televisión y volver a normalizar la música y el arte en general, los rostros de las mujeres y, en definitiva, la innovación, esencia del ser humano.

Deja un comentario

Archivado bajo Documentales